Vuelven los partidos de la Liga después de la unión de viejos rivales

BARCELONA, 6 jun (Reuters) – Después de un fuerte empuje de todas las partes involucradas, la Liga española vuelve a la acción la semana que viene con partidos todos los días después de una pausa de tres meses debido a la pandemia de coronavirus.

La temporada se reanuda el miércoles en extrañas circunstancias, con la segunda mitad de un partido de Segunda División entre el Rayo Vallecano y el Albacete que fue abandonado en diciembre debido a los insultos de la grada.

La retomada ocurrirá propiamente con el derbi del jueves entre el Sevilla y el Real Betis, mientras que el campeón, el Barcelona, juega su primer partido el sábado en el Real Mallorca, y su rival por el título, el Real Madrid, se enfrenta al Eibar el domingo.

Todos los partidos se jugarán sin público por razones de seguridad, aunque las emisoras planean replicar el ruido del público para los televidentes, lo que incluirá un minuto de aplausos para las más de 27.000 víctimas de COVID-19 de España.

Aunque clubes como el Eibar y el Racing de Santander expresaron su inquietud por el regreso y un jugador gaditano se negó en un principio a acudir a los entrenamientos, hay el deseo de que el fútbol regrese para levantar el ánimo en uno de los países más afectados por el virus en el mundo.

El presidente de la Liga, Javier Tebas, ha encabezado la campaña para reanudar la temporada, advirtiendo desde el principio que no completar la campaña podría suponer una pérdida colectiva de 1.000 millones de euros (1.130 millones de dólares) en ingresos por derechos de trasmisión emisión y premios perdidos.

Las viejas heridas entre Tebas y el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, resurgieron en las primeras etapas de las negociaciones. Pero tras una reunión de ocho horas organizada por la presidenta Consejo Superior de Deportes, Irene Lozano, en abril, finalmente se comprometieron a trabajar juntos para asegurar la finalización de la temporada.

Como parte del compromiso, la Liga aumentó su financiación al Consejo y a la Federación, mientras que esta última levantó la prohibición de los partidos de lunes y viernes, allanando el camino para partidos en todos los días de la semana.