Video de reunión ministerial le genera críticas a Bolsonaro

0

SAO PAULO (AP) — Un video en el que el presidente brasileño Jair Bolsonaro se dice frustrado por no lograr obtener información de la policía y en el que promete cambiar a los ministros del gabinete si es necesario para proteger a su familia fue difundido el viernes por orden de un juez del Supremo Tribunal Federal, un potencial nuevo golpe al mandatario.

El video, de una reunión del gabinete con algunas partes censuradas, fue publicado como parte de una pesquisa sobre las acusaciones de que el presidente estaba intentando interferir indebidamente en la policía federal, un alegato planteado por el exministro de Justicia Sérgio Moro cuando renunció el mes pasado.

Moro les dijo a los investigadores que Bolsonaro le exigió abiertamente que hiciera cambios en puestos clave de la policía federal, incluido el titular de la agencia. Moro renunció después de que el mandatario despidiera al director general de la policía federal sin consultarlo.

Después que se publicara el video, Bolsonaro afirmó en redes sociales que “otra farsa ha sido desmantelada” porque “no hay indicio de interferencia en la policía federal”.

El video, de dos horas de duración y lleno de lenguaje soez, muestra al presidente quejándose: “Ya intenté cambiar nuestra seguridad en Río de Janeiro y no pude. Eso se acabó. No voy a esperar (a que ellos) (palabrota) a toda mi familia sólo por diversión, o a un amigo mío”.

Bolsonaro ha insistido en que estaba refiriéndose al jefe de su servicio de seguridad, aunque de hecho lo había sustituido poco antes. Moro dice que el mandatario aludía al jefe de las operaciones policiales en Río, quien presumiblemente podría haber estado involucrado en las investigaciones a los hijos del presidente, que viven ahí.

En otro momento del video, Bolsonaro también se queja por no poder obtener información de la policía y otras agencias.

“Tengo el poder e interferiré en todos los ministerios, sin excepción”, dijo.

“No puedo ser sorprendido por las noticias. Tengo a la policía federal que no me da información. Tengo a los servicios de inteligencia de las fuerzas armadas que no me dan información. La agencia de inteligencia, tengo algo de información. No tengo más porque tenemos algunos problemas”, agregó Bolsonaro. “No podemos vivir sin información”.

La popularidad de Bolsonaro ha disminuido en parte por la renuncia de Moro —a quien muchos elogian por su lucha contra la corrupción— y por los intentos del mandatario de minimizar la pandemia del coronavirus, que ya ha dejado a más de 20.000 brasileños muertos y cuyo ritmo está acelerándose.

El presidente se ve enfurecido en varias partes del video. Insulta a gobernadores que han implementado medidas de confinamiento durante la pandemia, amenaza con despedir a ministros que son elogiados por la prensa y defiende la opinión de que todos sus compatriotas deben tener armas.

Bolsonaro también dijo que no aceptaría ser destituido por hacer caso omiso a las recomendaciones de salud sobre la mejor forma de contener la propagación del coronavirus.

“Si un día tengo que caer, que sea luchando, por una buena razón. No por una estúpida prueba antiviral, por el amor de Dios”, dice.

En marzo, Bolsonaro dio negativo tres veces a la infección de coronavirus después de tomar un vuelo con dos docenas de pasajeros que dieron positivo.

El video también muestra a ministros del gabinete criticando a elementos de la sociedad brasileña.

El ministro de Educación, Abraham Weintraub, dijo que todos los jueces del Supremo Tribunal Federal deberían estar encarcelados.

También dijo que odia el término “pueblos indígenas”.

“Sólo hay un pueblo en Brasil, es el pueblo brasileño”, agregó.

Celso de Mello, juez del Supremo Tribunal, dijo en su decisión de difundir el video que Weintraub cometió “un posible delito contra el honor de los miembros” del principal tribunal de Brasil.

En otra parte del video, la ministra de Derechos Humanos, Damares Alves, dice que pedirá el arresto de los gobernadores y alcaldes que luchan contra el coronavirus con medidas restrictivas.

“Subimos el tono y vienen los discursos. Nuestro ministerio se comenzará a poner duro con gobernadores y alcaldes”, dijo.

El ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, un aliado de la agroindustria de Brasil, dijo que el gobierno debería aprovechar la pandemia para cambiar las reglas y regulaciones del sector agrícola.

“La prensa nos da algo de alivio con los otros temas que suceden”, dijo Salles. “Podemos aprobar reformas para desregular, simplificar” la gobernanza ambiental, dijo.

Durante la reunión, Bolsonaro se quejó de que ha batallado para gobernar, y dijo que no sabemos “hacia dónde se dirige nuestro barco”.

“Podría dirigirse hacia un iceberg”, agregó.