Venezuela celebra un nuevo beato en medio de pandemia por COVID-19

CARACAS, 19 jun (Reuters) – El papa Francisco autorizó por decreto elevar a beato, último paso antes de la santidad, al médico venezolano José Gregorio Hernández, dijo el viernes el cardenal Baltazar Porras.

Hernández nació en el estado andino de Trujillo en 1864 y fue conocido como el “médico de los pobres” por sus obras al visitar a los enfermos en Caracas durante la gripe española, una de las últimas grandes pandemias del mundo. Hernández murió en 1919 al ser atropellado en una zona del norte de la capital venezolana.

Tras una causa de 71 años, a Hernández le fue reconocido por la iglesia la salvación de una niña, Yaxury Solórzano, que en 2017 recibió un disparo en la cabeza, tras un intento de robo. Los médicos dijeron que si lograba salvarse quedaría con discapacidad, pero a las pocas semanas salió caminando del hospital, de acuerdo con voceros de la iglesia venezolana.

La madre de Solórzano le pidió a José Gregorio Hernández por su salvación, agregaron los voceros.

“El papa Francisco ha firmado el decreto hoy, el cual eleva a beato al doctor José Gregorio”, dijo Porras en rueda de prensa celebrada en una iglesia al este de la capital.

“En medio de estas circunstancias que tiene el mundo con esta pandemia del COVID-19, en medio de la terrible crisis que vive nuestra patria, hoy recibimos el bálsamo de esa persona que nos une”, dijo el cardenal.

Añadió que, para respetar la cuarentena y evitar las reuniones masivas, los feligreses podían celebrar la beatificación de Hernández desde sus casas con vigilias pautadas para el fin de semana.

Decenas de creyentes se acercaron a la iglesia La Candelaria, en el centro de Caracas y donde reposan los restos del doctor, en horas de la tarde para celebrar la noticia de la beatificación, según testigos Reuters.

En el barrio La Pastora, donde murió el ahora beato, se observan murales con su imagen, a la que las personas se hacían la señal de la cruz y oraban.

“Le pido (a José Gregorio Hernández) que salgamos de este coronavirus que tiene azotada a Venezuela, por la paz y que nos dé salud a todos”, dijo José Gregorio Cairo, un creyente de 59 años y bautizado en honor al médico.

Cairo, quien vivió en La Pastora, construyó un altar en su vecindario para venerar al nuevo beato.