Caracas, 12 ago (EFE).- La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela, integrada solo por chavistas, acordó este lunes el levantamiento de las inmunidades parlamentarias de cuatro diputados opositores, en atención a una solicitud del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), para que puedan ser enjuiciados por delitos comunes.

Los legisladores afectados por esta decisión son José Guerra, Tomás Guanipa, Juan Pablo García y Rafael Guzmán, todos acusados de “haber incurrido de manera flagrante en los delitos de traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección, rebelión civil, concierto para delinquir, usurpación de funciones, instigación pública a la desobediencia de las leyes del odio”.

El presidente de la Constituyente, Diosdado Cabello, defendió las medidas asegurando que los diputados incurrieron “en flagrancia” al cometer los delitos y que por ello no pueden beneficiarse del proceso de “antejuicio de mérito” ante el Tribunal Supremos de Justicia. “Ahí va la justicia, lentamente pero la justicia llegará a donde tiene que llegar”, agregó.

La decisión se dio horas después que el Tribunal Supremo de Justicia aprobó la apertura de procesos a Guerra, Guanipa y García Canales por los delitos de “traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección, rebelión civil, concierto para delinquir, usurpación de funciones, instigación pública”.

El máximo tribunal acordó en mayo procesar a Guzmán por los mismos delitos de sus colegas.

Desde hace más de un mes habían surgido versiones de que Guerra y Guanipa serían enjuiciados, lo que los llevó a ocultarse y a permanecer fuera de Venezuela.

Guerra condenó, en un video que difundió por WhatsApp, la sentencia del máximo tribunal, que consideró como “absolutamente absurda” y afirmó, dirigiéndose al gobierno, que “traidores a la patria son ustedes que endeudaron al país masivamente… y se robaron los dineros públicos”.

El congresista indicó, sin revelar su ubicación, que seguirá defiendo la propuesta para una solución política a la crisis que pasa por “cambiar este régimen” y unas “elecciones limpias”.

En mayo las autoridades emprendieron una serie de acciones contra un grupo de congresistas que culminaron con la detención del vicepresidente de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, y el retiro de la inmunidad y enjuiciamiento de unos 14 diputados, de los cuales seis se mantienen ocultos, cinco huyeron del país y tres están refugiados en las embajadas de Italia y México.

Todos los congresistas procesados fueron acusados por las autoridades de apoyar el fallido alzamiento militar del 30 de abril que encabezó el líder opositor y jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, que intensificó la pugna entre el gobierno y la oposición.

Guaidó denunció la víspera que el gobierno estaría considerando disolver la Asamblea Nacional y convocar de manera anticipada elecciones parlamentarias y advirtió que, de concretarse esas acciones, la oposición entraría en una fase de mayor conflictividad que profundizaría la crisis que enfrenta la nación sudamericana.

El dirigente dijo que la Asamblea Constituyente convocaría el lunes a una sesión para “clausurar ilegalmente” el Congreso, de mayoría opositora, “convocar ilegalmente elecciones” y “perseguir masivamente diputados”, acciones que consideró como una “nueva locura”.

Cabello desestimó la denuncia de Guaidó asegurando que la Asamblea Nacional no sería clausurada porque “eso está eliminado ella sola… nadie le para, eso no funciona”.

En relación a la eventual convocatoria a elecciones parlamentarias, el dirigente oficialista dijo que “nosotros pudiéramos adelantar esa fecha”, y anunció la creación de una comisión para hacer consultas y definir cuándo se convocarían.

La decisión del presidente Donald Trump de ordenar el congelamiento de todos los activos del gobierno venezolano en Estados Unidos y autorizar al Departamento del Tesoro a sancionar a cualquier persona, empresa o entidad que ayude a la administración de Maduro desató nuevas tensiones.

Tras el anuncio de las medidas Maduro acordó el retiro de la delegación del gobierno de la ronda de negociaciones con la oposición, promovida por Noruega, que estaba pautada para fines de la semana pasada en Barbados. Asimismo, el gobernante izquierdista instó a la Constituyente y al resto de los poderes públicos a activar una “contraofensiva” para “hacer justicia frente a los vende patria y los traidores”.

(c) Agencia EFE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here