El agente Terry Strawn, de 58 años y quien en 2009 fue designado Oficial del Año, abatió a tiros a su esposa, Theresa Strawn, de 54 años, y luego a su hija Courtney, de 32, y a su nieta Londyn, en dos diferentes viviendas del condado de Hillsborough, en el oeste de Florida.

Para las tres muertes, y también para quitarse la vida, el agente utilizó su arma reglamentaria, de acuerdo con la Oficina del Alguacil del condado, para la cual trabajaba.

El jefe de esta dependencia, Chad Chronister, señaló que el agente se comunicó a través de la radio policial e informó de que había matado a tres familiares y pensaba quitarse la vida porque “quería estar con su familia”.

Strawn se encontraba en las inmediaciones de una escuela de enseñanza secundaria, cerca de una de las viviendas donde cometió parte de los homicidios y hasta donde llegaron algunos policías para pedirle que no apretara el gatillo.

Poco después, a pesar de los ruegos de sus compañeros, Strawn se suicidó de un disparo.

El agente, que empezó como policía en la Oficina del Alguacil del Condado de Hillsborough en 1991, en la actualidad estaba destacado en la escuela primaria Valrico, en la que estudiaba su nieta asesinada.