WASHINGTON (AP) — Una disputa que derivó en disparos durante una fiesta al aire libre en Washington, D.C., el domingo en la madrugada dejó un muerto y unos 20 heridos, incluyendo a una agente que se encontraba en su día libre y que está “luchando por su vida”, indicó la policía.

Christopher Brown, de 17 años, falleció en la balacera ocurrida después de la medianoche en un vecindario del sector sur donde se había reunido un grupo de gente para disfrutar de música y comida, le dijo Peter Newsham, jefe del Departamento de la Policía Metropolitana, a la prensa.

“Hubo una especie de disputa”, señaló Newsham. “Se desenfundaron múltiples armas”.

Al menos tres hombres armados podrían haber participado, indicó la policía, aunque no se anunció ningún arresto. Se desconoce cuál fue el motivo del tiroteo, dijo Newsham.

Otros policías trasladaron a la agente herida a un hospital local.

“En estos momentos ella está luchando por su vida”, señaló. “El resto de las heridas de bala, hasta donde sabemos, no ponen en riesgo la vida de nadie”.

Nelson Bostic, quien reside en el área, le dijo a la radiodifusora WTOP que escuchó una andanada de disparos rápidos, y luego vio a “gente que yacía en el piso” y “se guarecía debajo de automóviles”.

“Fue terrible”, dijo.

Es posible que cientos de personas hayan estado presentes en la fiesta a pesar de las restricciones municipales a realizar reuniones tan grandes debido a la pandemia de coronavirus.

“No podemos tolerar este tipo de reuniones en nuestra ciudad durante el COVID-19”, dijo Newsham. “Es demasiado peligroso”.

La alcaldesa Muriel Bowser, dirigiéndose a los reporteros cerca del sitio donde ocurrió la balacera, hizo notar que está prohibido beber en público y fumar marihuana en exteriores, al igual que organizar reuniones de más de 50 personas como precaución contra la propagación del coronavirus.

“Es muy importante que como comunidad tengamos tolerancia cero para esta actividad”, manifestó. La policía tendrá que tomar algunas “decisiones difíciles” y “disolver estos eventos”.

La reunión había sido publicitada con volantes como una parrillada que comenzaría el sábado por la noche, reportó The Washington Post. Sería, se afirmaba en el volante, “un evento libre de drama”.