ASUNCIÓN, 07 Oct (AP) — Ricardo Gareca se entusiasma porque a su Perú le ha tocado viajar a Paraguay para iniciar las eliminatorias de la Copa Mundial el jueves. No parece arredrarse porque su equipo acusa bajas sensibles.

El técnico argentino de la Blanquirroja no ha salido de Perú en los últimos siete meses debido a la pandemia de coronavirus.

“Estoy bien. Por supuesto, con algunas cosas como no ver a mi familia desde hace siete meses. El otro día vi a mi hija, pero hace rato que no veo a mi esposa y a mis hijos, solo virtualmente”, contó Gareca esta semana tras reencontrarse con el seleccionado.

Con Gareca al mando, Perú regresó a los mundiales en Rusia 2018, su primero en 36 años. El “Tigre” quiere repetir, pero el arranque del camino hacia Qatar 2022 le encuentra con un equipo diezmado por las ausencias de varias figuras.

El goleador histórico Paolo Guerrero, de 36 años, tiene para una larga inactividad tras ser operado en agosto tras sufrir una lesión de ligamentos en la rodilla derecha. Jefferson Farfán, otro referente goleador, está en duda por falta de competencia.

A ellos se suman las bajas de Edison Flores, Yordy Reyna y Alexander Callens. Sus clubes de la MLS de Estados Unidos no les cedieron por las disposiciones sanitarias locales vigentes por la pandemia.

Gareca se ha resignado a la situación: “Lo que nos corresponde es mentalizarnos ante cualquier posible inconveniente que se pueda presentar”, sostuvo.

Se declaró tranquilo con el plantel que ha reunido. Raúl Ruidíaz (Seattle Sounders) ha quedado ahora como la carta de gol. Se citó de urgencia a delanteros del medio local, sobresaliendo Matías Succar (Deportivo Municipal), máximo anotar del torneo Apertura.

Perú visó boleto a Rusia 2018 mediante la repesca y al respecto Gareca comentó que todo eso “forma parte del pasado y de las estadísticas. Tenemos gran entusiasmo por jugar y nos emocionó el reencuentro luego de mucho tiempo”.

La inclusión de Farfán generó expectativa debido a su larga inactividad tras su salida en agosto del equipo ruso Lokomotiv Moscú. “Podrá llegar en condiciones para jugar, pero no se si saldrá a la cancha de entrada”, dijo Gareca.

Paraguay, por su parte, iniciará una nueva etapa de la mano del argentino Eduardo Berizzo, recordando que disputó por última vez una Copa del Mundo de 2010 en Sudáfrica, donde logró un histórico avance a los cuartos de final. A partir de entonces, no ha podido clasificar a los dos siguientes mundiales.

La Albirroja quedó séptima en las eliminatorias para Rusia 2018.

Berizzo es otro que apunta a ganar un sitio en Qatar: “la meta es clasificar al Mundial. Queda mucho camino por recorrer pero Paraguay tiene muy buenos futbolistas tanto en equipos locales como en el extranjero”.

Precisamente, el volante ofensivo Miguel Almirón, de 26 años, es la figura más destacada, desempeñándose con el Newcastle de la Liga Premier inglesa.

Aunque Berizzo no habló del tema, el portero Roberto “Gatito” Fernández (Botafogo) no estaría totalmente recuperado de una dolencia en la rodilla derecha que le impidió jugar los últimos tres partidos del campeonato nacional. El experimentado guardameta Anthony Silva podría salir de titular.

En la víspera, el defensor paraguayo Santiago Arzamendia fue descartado tras dar positivo por COVID-19. La federación local informó Arzamendia es asintomático.

El árbitro del duelo en el estadio Defensores del Chaco de Asunción, a partir de las 1930 hora local (2230 GMT), será el argentino Néstor Pitana, el mismo que dirigió el partido final de Rusia 2018 entre Francia y Croacia.