WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump dijo el miércoles que siempre sí sopesa convocar a una cumbre del Grupo de los Siete en Estados Unidos con los mandatarios de las principales economías del mundo porque sería una “gran señal para todos” de que las cosas están regresando a la normalidad a medida que avanza la pandemia del coronavirus.

Trump había programado la cumbre del Grupo de los Siete del 10 al 12 de junio en Camp David, el retiro presidencial en Maryland, pero en marzo anunció que cancelaría la reunión anual debido a la pandemia y que, en su lugar, los mandatarios se reunirían por videoconferencia.

Sin embargo, Trump recientemente ha presionado enérgicamente para que se reanuden las actividades económicas en Estados Unidos después de que muchos negocios cerraron para ayudar a contener el virus.

“Ahora que nuestro País está en ‘Transición de vuelta a la Grandeza’, considero reprogramar la G7 en la misma fecha o una similar en Washington, D.C., en el legendario Camp David”, tuiteó Trump. “Los otros miembros también empiezan con su REGRESO. Será una gran señal para todos – ¡normalización!”.

De momento no era claro cómo se organizaría dicha reunión con tan poca anticipación.

Los preparativos formales de la Casa Blanca para la cumbre se suspendieron hace dos meses cuando ésta se canceló. Adicionalmente, el gobierno de Trump ha mantenido las restricciones de viaje y requisitos de cuarentena para los viajeros procedentes de Europa, en donde están cuatro de las naciones G7.

Adicionalmente, Estados Unidos y Canadá acaban de acordar mantener cerrada su frontera común para viajes no esenciales hasta el 21 de junio.

Hasta por lo menos el 8 de junio, el Distrito de Columbia —donde se encuentra la capital estadounidense—sigue bajo órdenes de confinamiento social, aunque el vecino estado de Maryland comenzó a aliviar las restricciones de quedarse en casa la semana pasada. Al mismo tiempo, los mandatarios de los países miembros del grupo están en varias fases de reapertura de sus actividades.

Un alto funcionario de la Casa Blanca dijo que Trump analiza seriamente reprogramar la cumbre en algún momento de junio, probablemente hacia el final de mes, ya fuera en la Casa Blanca o en Camp David. El tema se discutió la mañana del miércoles durante una llamada entre Trump y el presidente francés Emmanuel Macron, informó el funcionario, quien habló bajo condición de anonimato para poder hablar de deliberaciones internas.