El presidente de EE.UU., Donald Trump, recibió este miércoles en la Casa Blanca al líder opositor venezolano Juan Guaidó, reconocido por más de 50 países como presidente interino de Venezuela, para una reunión a puerta cerrada en la que no se espera el acceso de la prensa.

El encuentro, el primero entre ambos, se produce un día después de que Trump invitara a Guaidó a su discurso sobre el Estado de la Unión ante el Congreso y lo homenajeara como el “legítimo” presidente de Venezuela.

El presidente encargado de Venezuela ha llegado pasadas las 14.00 (las 20.00 en la España peninsular) y Trump le ha recibido a las puertas de su residencia. Ambos han entrado posteriormente al Despacho Oval para una reunión bilateral que se celebra a puerta cerrada.

Guaidó se aloja en Blair House, la residencia a la que el presidente de EE.UU. suele invitar a jefes de estado y de gobierno, y en la que la semana pasada, por ejemplo, se quedó el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. Antes, Guaidó se ha reunido con el vicepresidente, Joe Biden, y los senadores Rock Scott y Marco Rubio en el Capitolio.

Según ha dicho un alto funcionario de la Casa Blanca, Trump le ha comunicado a Guaidó nuevas medidas contra el régimen de Nicolás Maduro que van a entrar en vigor en las próximas semanas. «Hay quienes han querido escribir e obituario de Guaidó, cuando el único obituario que debería escribirse es el del régimen de Maduro!», dijeron esas fuentes, apuntando a la posibilidad de más sanciones.

Horas antes de la visita de Guaidó ha estado con Trump el comisario venezolano Iván Simonovis, preso político durante 14 años, que vive exiliado en Washington desde el año pasado. «Le he agradecido al presidente Trump el gran compromiso con la libertad en Venezuela», ha dicho Simonovis a ABC. En ese encuentro, el comisario le ha dado as Trump una carta en la que le pide que intensifique la presión sobre e régimen «para asfixiarle».

Guaidó fue invitado de honor de Trump al discurso del Estado de la Unión del martes, en el cual el presidente de EE.UU. dijo que es el «verdadero y legítimo presidente de Venezuela», alguien que «lleva consigo las esperanzas, los sueños y las aspiraciones de todos los venezolanos».