El presidente de Estados Unidos anunció el sábado que finalmente renunció a aplicar la cuarentena en los estados de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut, después de que antes había planteado esa posibilidad en la lucha contra el coronavirus.

“Una cuarentena no será necesaria”, dijo Donald Trump en Twitter unas ocho horas después que propusiera para la golpeada zona metropolitana de Nueva York alertar a los residentes para que no salieran del estado.

El jefe de Estado comunicó que había pedido al Centro para el Control de Enfermedades (CDC), una autoridad nacional de salud, que emitiera un aviso “firme” para disuadir a las personas que entraran o salieran de estos estados, sin cerrar sus fronteras.

Más temprano, había planteado la posibilidad de colocar al estado de Nueva York en cuarentena, mientras se mantenía evasivo sobre el alcance exacto de esa disposición.

La potencia líder mundial, que ha sido duramente golpeada por el COVID-19, registra actualmente más de 120.000 casos confirmados y más de 2.100 muertes, incluyendo 672 solo en la ciudad de Nueva York.

“A algunas personas les gustaría que Nueva York sea puesta en cuarentena porque es un punto caliente”, dijo Trump al salir de la Casa Blanca.

Un letrero recién instalado que alienta el distanciamiento social para detener la propagación del coronavirus (COVID-19) visto en un parque cerrado mientras se ve el horizonte de Manhattan, Nueva York, desde Weehawken, en el estado vecino de Nueva Jersey, el 28 de marzo de 2020.

Un letrero recién instalado que alienta el distanciamiento social para detener la propagación del coronavirus (COVID-19) visto en un parque cerrado mientras se ve el horizonte de Manhattan, Nueva York, desde Weehawken, en el estado vecino de Nueva Jersey, el 28 de marzo de 2020.© AFP Kena Betancur

El estado de Nueva York es, con mucho, el más afectado por el coronavirus en Estados Unidos, con un total de 52.318 casos y 728 muertes.

“Nueva York, Nueva Jersey, tal vez uno o dos lugares más, algunas partes de Connecticut, estoy pensando en eso”, señaló el jefe de Estado.

Numerosos juristas cuestionaron la posibilidad incluso para el presidente estadounidense de imponer una medida.

“Por poco tiempo”

Un poco más tarde, el magnate republicano aseguró que la medida “no tendría impacto” en el comercio entre los estados involucrados y el resto del país.

“Sería por un corto tiempo”, dijo, y manifestó que tuvo un muy buen diálogo con el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo.

Pero los anuncios del presidente habían despertado una gran emoción en la región de Nueva York, cuyos líderes políticos fueron tomados por sorpresa.

Cuando CNN le preguntó sobre la posibilidad de que Washington decidiera un cierre de las fronteras estatales, el gobernador Cuomo advirtió que sería una decisión “ilegal”, similar a “una declaración de guerra contra los estados” de la Unión.

“Creo que paralizaría la economía”, dijo. “Sorprendería a los mercados a una escala sin precedentes. Como gobernador, no cerraré mis fronteras”.

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, en rueda de prensa el 27 de marzo de 2020

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, en rueda de prensa el 27 de marzo de 2020© AFP Bryan R. Smith

Andrew Cuomo recordó que los estados de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut ya habían detenido todas las actividades no esenciales y pidieron a sus habitantes que se quedaran en casa.

“Cuando a alguien le falta claridad, puede causar confusión, lo que puede llevar al pánico”, comentó el sábado por su lado el gobernador de Connecticut, Ned Lamont, y manifestó que había pedido aclaraciones a la Casa Blanca.

“Nueva York, Nueva Jersey y el sur de Connecticut son la capital mundial del comercio y las finanzas”, afirmó.

“Y si al presidente le importa tanto ver que la economía se recupere debe tener mucho cuidado con lo que dice y con lo que no dice”.

En una señal de las tensiones existentes, la policía local de Rhode Island y los soldados de la Guardia Nacional fueron de puerta en puerta el sábado para advertir a los propietarios de vehículos registrados en Nueva York que deberían confinarse por dos semanas tras su arribo a este estado costero al norte de Connecticut.

El autoconfinamiento de los viajeros procedentes del estado de Nueva York es ahora una obligación legal y puede estar sujeto a una multa por incumplimiento.

“Es una política reaccionaria”, comentó Andrew Cuomo. “Y no creo que sea legal”.

El gobernador amenazó con demandar a Rhode Island si no revoca su decisión.

En Florida, el gobernador Ron De Santis anunció medidas similares a las tomadas en Rhode Island y se instalaron puestos de control policiales en la entrada del estado, al norte.

También aquí la medida apunta, por el momento, a recordar a los neoyorquinos que ingresan a Florida que deben confinarse por 14 días, bajo pena ser multados.