PEKÍN/OTTAWA (Reuters) – Una corte china condenó a muerte el lunes a un canadiense acusado de narcotráfico, lo que llevó al primer ministro Justin Trudeau a acusar a Pekín de utilizar la pena capital de manera arbitraria.

La decisión de Pekín y la reacción de Trudeau podrían agriar las ya tensas relaciones entre Pekín y Ottawa, luego del arresto de una ejecutiva china de alto rango en Canadá y la posterior detención de dos canadienses en el gigante asiático.

El Tribunal Popular Intermedio de Dalián realizó un segundo juicio contra Robert Lloyd Schellenberg, quien presentó una apelación contra su condena original de 15 años de prisión, y decidió su ejecución, dijo la corte en un comunicado.

El juicio de Robert Lloyd Schellenberg tuvo lugar en el Tribunal Popular Intermedio de Dalian, en la provincia de Liaoning.

Schellenberg tiene derecho a apelar ante el Tribunal Popular Superior de la provincia de Liaoning, en el nororiente del país, dentro de 10 días de conocido el fallo, agregó la corte intermedia en un segundo comunicado.

“Es de extrema preocupación para nosotros como gobierno, como debería serlo para todos nuestros amigos y aliados internacionales, que China haya escogido comenzar a aplicar arbitrariamente la pena de muerte (…) como en este caso”, dijo Trudeau a periodistas en Ottawa.

La relación entre China y Canadá se enfrió a comienzos de diciembre, luego de que la gerente de finanzas del gigante chino de las telecomunicaciones Huawei Technologies Co Ltd, Meng Wanzhou, fue arrestada en Vancouver debido a una orden de extradición de Estados Unidos.

China advirtió de consecuencias no especificadas a menos que Meng sea liberada, y detuvo al diplomático canadiense de la embajada en Pekín Michael Kovrig, quien se encontraba con permiso sin goce de sueldo, y al consultor canadiense Michael Spavor bajo sospechas de que pusieron en peligro la seguridad del estado.