Halifax, 19 Abril.- Un hombre de 51 años abrió fuego el domingo en la provincia canadiense de Nueva Escocia, dejando al menos 10 personas muertas, entre ellas un policía, antes de ser arrestado en una gasolinera, informaron las autoridades.

El agresor, de nombre Gabriel Wortman según los agentes, fue arrestado por la Real Policía Montada en Enfield, Nueva Escocia, y murió horas después, informaron las autoridades.

Tras los primeros disparos la Policía identificó al sospechoso y advirtió de que “conduce lo que parece un coche de la Policía y lleva puesto lo que parece un uniforme de la Policía”. Por el momento no se conocen más detalles de lo ocurrido, pero testigos aseguran que han visto varios coches en llamas.

*Nueva Escocia: el número de muertos por el tiroteo aumenta a 19

Asimismo, la Policía ha estado durante horas lanzando avisos a través de las redes sociales alertando de la peligrosidad del sospechoso al que estaban persiguiendo y que pusieran mucha atención sobre los detalles del supuesto coche policial para saber distinguirlo de uno real.

Múltiples informes de los medios dicen que Gabriel Wortman, de 51 años, murió en Irving Big Stop en Enfield. Esto aún no ha sido confirmado por RCMP.

También se sabe que todo comenzó en la noche del sábado, cuando la Policía advirtió a los vecinos de Portapique de que permanecieran en sus hogares y alertaba de disparos, según se informo

“Mi corazón está con todos los afectados en esta horrible situación”, ha afirmado el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, que ha agradecido la labor de la Policía.

Un SUV de la Real Policía Montada de Canadá (RCMP) se detiene hasta el final de Portapique Beach Road mientras un oficial habla con un hombre después de que la policía terminó su búsqueda de Gabriel Wortman, a quien describen como un tirador de múltiples víctimas, en Portapique, Nueva Escocia , Canadá 19 de abril de 2020. REUTERS / John Morris