Black Panther hizo historia este año al coronarse como la primera película de superhéroes nominada al Oscar. Fue la primera en más de noventa años de premios que logró romper la barrera invisible impuesta por la Academia que, hasta hace muy poco, dejaba a este género relegado a las categorías técnicas.

Con la expansión actual del género, gracias al beneplácito constante del público, la organización sabe que debe expandir sus horizontes. Además de ponerse al día con la realidad que le rodea, teniendo en cuenta producciones independientes, de personajes que representan la diversidad racial y la inclusión de historias protagonizadas por mujeres, la Academia también debe velar por la inclusión de todos los géneros.

Y si el terror viene dando sus pasos (de tortuga, pero seguros) desde Déjame Salir (aunque no les perdono que hayan dejado fuera a Hereditary), también debe seguir haciéndolo el cine basado en comics.

Autor: Niko Tavernise; Copyright: © 2019 Warner Bros. Entertainment Inc. All Rights Reserved. TM & © DC Comics
Autor: Niko Tavernise; Copyright: © 2019 Warner Bros. Entertainment Inc.
All Rights Reserved. TM & © DC Comics

Existe una película que seguramente muchos espectadores confunden como la primera cinta de superhéroes nominada al Oscar. Hablo de El caballero oscuro, aquella obra maestra de Christopher Nolan que la Academia prácticamente pasó por alto para horror de los críticos y espectadores. Logró el Oscar a la mejor edición de sonido y la estatuilla póstuma para Heath Ledger por su inolvidable encarnación del Joker como mejor actor de reparto; y el resto fueron solo nominaciones técnicas. Ni siquiera ganó la estatuilla a la mejor fotografía, montaje o dirección artística.

Recordemos que aquella ceremonia del año 2009 estuvo marcada por el drama social y político gracias a Slumdog Millionaire, Frost/Nixon Milk como favoritas de las apuestas. Pero si el público hubiera votado, es probable que el resultado hubiera sido diferente. Aquel “olvido” que dejó a un lado a la mejor película de Batman hizo que la Academia ampliara la cantidad de películas nominadas en la categoría principal, pasando de cinco hasta diez (aunque la mayoría de las ceremonias recientes han nominado a ocho). De esta manera se podían incluir otras propuestas y géneros diferentes a los de siempre. Y así fue como el año siguiente vimos a District 9 Malditos Bastardos entre las nominadas.

Pero en los diez años que pasaron desde aquella decisión, y aunque Logan estuvo cerca, solo una película de superhéroes logró una nominación: Black Panther, que perdió contra Green BookY se podría decir que fue casi a regañadientes. Cómo olvidar que la Academia quiso relegarla también a otra categoría cuando vieron la petición unánime del mundo y la industria porque la incluyeran en el premio más importante. Y quizás por no perder el prestigio de nominar a “películas serias”, la Academia consideró añadir una categoría a la mejor película popular en donde se especuló que colocarían a la cinta de Marvel. Pero la industria puso el grito en el cielo y la organización tuvo que retractarse, explicando que no sabían qué tipo de medición utilizar para decidir cuándo una película es “popular”. ¿Taquilla? ¿Crítica? ¿Menciones en redes sociales? Desestimaron la idea y así Black Panther hizo historia.

Sin embargo, aunque la primera cinta de superhéroes afroamericanos hizo historia en muchos aspectos, no logró el récord principal. Pero las cosas podían cambiar de nuevo en 2020.

Y gracias al mismísimo Joker, el villano estelar de DC ComicsY es que si bien las cintas basadas en viñetas siempre habían quedado relegadas a los apartados técnicos, la victoria de la película de Todd Phillips en el Festival de Venecia marca un camino diferente hacia la temporada de premios.

La cinta ganó el León de Oro y su protagonista Joaquin Phoenix ya suena como favorito en el apartado de mejor actor. Y es que desde que la crítica especializada la viera primero en la Mostra, y hace unos días en Toronto, el ‘hype’ por el payaso del crimen no ha hecho más que comenzar. Es cierto que no ha gustado a todo el mundo, sobre todo en TIFF, y es por eso que la calificación global ha bajado del 85% al 78% en RottenTomatoes; pero la ‘jokermania’ está que arde.

Es verdad que el León de Oro no supone ninguna garantía en los Oscar, pero si nos dejamos llevar por las reacciones, la popularidad que está tomando en redes y la presión que podría ejercer todo ello en la Academia, es probable que Joker ocupe el lugar que no tuvo El caballero oscuro. Después de todo hay dos excepciones recientes, como La forma del agua, que tras ganar el León de Oro en Venecia se hizo con la estatuilla a mejor película, o Brokeback Mountain que logró una nominación. Curiosamente, ambas fueron películas inusuales en los Oscar.

Es cierto que una nominación o victoria del Joker en los Oscar tampoco sería técnicamente un logro para el mundo de los comics, ya que la cinta no está basada directamente en una de las viñetas de DC, sino que es una percepción e historia de orígenes según su director. Pero, así lo fue también El caballero oscuro.

De todos modos, tampoco podemos olvidar la presión que Marvel y Disney podrían ejercer con una campaña dedicada a Vengadores: Endgame. Después de todo es la película más taquillera de la historia. La crítica y el público la devoró con ganas aplaudiendo los esfuerzos de sus directores y de todo el trabajo de Marvel por cerrar un arco que llevaban diez años creando. Y si hacemos memoria, la Academia ha demostrado tener debilidad por los éxitos de taquilla, como fueron las 11 estatuillas de Titanic, incluyendo la todavía dudosa victoria como mejor película. Vengadores: Endgame podría ser la Retorno del Rey de este año. Y sino, tiempo al tiempo. ¿Habrá duelo DC vs. Marvel en los Oscar? Lo sabremos el 13 de enero de 2020 cuando anuncien las nominaciones.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here