Joshua, quien llegaba invicto y luchaba por primera vez en Estados Unidos, defendía los títulos de la Asociación Mundial de Boxeo (WBA por sus siglas en inglés), Federación Internacional de Boxeo (IBF) y Organización Mundial de Boxeo (WBO).

Ruiz no tenía muchas posibilidades de vencer al campeón porque solo tuvo cinco semanas completas para prepararse después de que el oponente programado para Joshua, Jarrell Miller, dio positivo en un control antidopaje.

“Quiero dar las gracias a Dios por darme esta victoria que parecía imposible. Por esto he estado soñando y he trabajado tan duro, no puedo creer que haya hecho mis sueños realidad. El cielo es el límite”, dijo Ruiz tras la pelea.

“Acabo de hacer historia para México”, gritó emocionado.

Ruiz cayó a la lona en el tercer round, pero se recuperó para derribar al británico en el mismo episodio y Joshua tuvo la suerte de sobrevivir.

Joshua pareció recuperarse y trabajó bien en los siguientes rounds, pero Ruiz conectó grandes golpes al cuerpo de su oponente en el sexto episodio para derribarlo de nueva cuenta.

Joshua volvió a caer con una ráfaga de golpes de Ruiz cuando quedaban casi dos minutos para finalizar el séptimo round, el británico cayó de rodillas y se logró poner de pie para continuar, pero el mexicano siguió atacando y en otra serie de golpes seguidos volvió a derribar a su oponente.

El árbitro le preguntó si estaba bien para continuar, pero agitando los brazos dio por finalizada la pelea, lo que provocó que Ruiz celebrara saltando en el centro del cuadrilátero.

“El boxeo es un deporte duro, entrené duro y acabo de ser vencido por un buen luchador esta noche. Será interesante ver hasta dónde llega, pero le deseo buena suerte”, dijo Joshua.

“Tengo que recuperarme. Todo esto es parte del viaje de un luchador de corazón, de un boxeador de oficio”, agregó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here