El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, anunció este miércoles que el viernes se celebrará una reunión extraordinaria de los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea dedicada a la situación en Bielorrusia, Líbano y el Mediterráneo oriental.

“Hablaremos de asuntos urgentes y abordaremos la situación en el Mediterráneo oriental, las elecciones presidenciales en Bielorrusia, así como la evolución de la situación en Líbano”, dijo el responsable en un mensaje en la red social Twitter.

La reunión se llevará a cabo por videoconferencia, según el portavoz de Borrell.

La represión de las manifestaciones opositoras en Bielorrusia, tras la polémica reelección del presidente Alexandre Lukashenko, y la tensión entre Grecia y Turquía son asuntos “muy serios” para la UE y esta reunión de urgencia había sido reclamada por varios países miembros.

El martes, la UE denunció que la elección presidencial de Bielorrusia del pasado domingo no fue “ni libre ni justa” y amenazó con imponer sanciones a los responsables de la violencia contra quienes protestan en las calles.

La reunión del viernes no permitirá tomar decisiones pero sí se puede avanzar en la creación de grupos de trabajo que “aceleren el proceso de adopción de medidas concretas”, explicaron fuentes europesas.

Los ministros de Relaciones Exteriores europeos se reunirán cara a cara los próximos 27 y 28 de agosto en Berlín para preparar la cumbre de jefes de Estado prevista un mes después en Bruselas.

Bielorrusia es objeto de un embargo de venta de armas y de material susceptible de ser utilizado para la represión y cuatro personas tienen prohibido viajar a la UE y sus haberes han sido congelados. La unanimidad de los 27 es necesaria para adoptar cualquier nueva sanción.