El Real Madrid conquistó su cuarto Mundial de Clubes, el tercer consecutivo, tras ganar en la final al Al Ain (4-1). Modric, Marcos Llorente, ambos con dos grandes disparos desde la frontal del área, Sergio Ramos de cabeza y un autogol de Yahia Nader, fueron los goleadores blancos.