BRASILIA, 07 JULIO.- El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, de 65 años y uno de los más escépticos del mundo sobre la gravedad del coronavirus, informó este martes que dio positivo por la Covid-19 y comenzó a ser tratado con cloroquina, un medicamento contra la malaria que ha sido promocionando como efectivo contra el virus, aunque su uso no ha sido autorizado por la mayoría de los expertos en salud a nivel mundial y podría tener efectos secundarios peligrosos.

“Comenzó el domingo con una breve indisposición”, dijo el propio mandatario a periodistas en su residencia oficial, quien aseguró que se siente “perfectamente bien”.

Durante los últimos meses, Bolsonaro ha desafiado casi a diario al virus, al que llegó a calificar de “gripecita”, circulando por las calles en plena cuarentena, al asistir a actos públicos sin la máscara preceptiva, abrazando y besando a partidarios sin cuidado alguno y con un desdeño constante frente a la enfermedad.

El pasado lunes, sin embargo, un video publicado en YouTube mostraba a un Bolsonaro enmascarado tratando de no acercarse demasiado a sus partidarios, que lo esperaban frente al palacio presidencial. El mandatario justificó su actitud aduciendo que estaba siguiendo las órdenes de distanciamiento social de un médico después de mostrar síntomas del virus, y agregó que un examen había demostrado que sus pulmones estaban “limpios”.

Brasil se ha convertido en uno de los puntos negros mundiales de la pandemia, sólo superado por los EE.UU. con más de 65.000 muertes confirmadas y más de 1,62 millones de casos en total. El país ha implementado una errática estrategia contra la pandemia debido a que el presidente ultraderechista a menudo choca con los gobernadores estatales e incluso con sus sucesivos ministros de salud respecto a las medidas de cuarentena y los posibles tratamientos.

El Ministerio de Salud de Brasil está encabezado actualmente por un ministro interino después de que Bolsonaro despidiera a uno y otro dimitiera.