La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, pidió el jueves formalmente la redacción de cargos para someter a juicio político al mandatario Donald Trump, quien, desafiante, aseguró que saldrá airoso de la batalla.

Pelosi, líder de los demócratas que controlan la Cámara baja del Congreso, dijo en una breve y sombría declaración televisada que las acciones del presidente republicano no dejan “otra opción” que proceder a juzgarlo con miras a su destitución.

“Tristemente, pero con confianza y humildad, con lealtad a nuestros fundadores y el corazón lleno de amor por Estados Unidos, hoy le pido al presidente (del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Jerry Nadler) que proceda con la redacción de los artículos de juicio político”, dijo Pelosi.

Trump “ha incurrido en abuso de poder, ha socavado nuestra seguridad nacional y ha puesto en peligro la integridad de nuestras elecciones”, señaló.

Pelosi no anunció los cargos, pero Trump podría ser acusado de abuso de poder y soborno, obstrucción del Congreso y obstrucción de la justicia.

“Los hechos son indiscutibles. El presidente abusó de su poder para su propio beneficio político a expensas de nuestra seguridad nacional”, dijo. “Si permitimos que un presidente esté por encima de la ley, seguramente lo haremos a riesgo de nuestra república”, agregó.

El proceso para la eventual destitución de Trump fue iniciado por los demócratas a finales de septiembre, después de conocerse que el mandatario pidió a Ucrania que investigara a Joe Biden, su rival potencial en las elecciones en 2020.

Los demócratas están convencidos de que el presidente republicano abusó de su poder para promover su campaña de reelección, presionando a Kiev al retener casi 400 millones de dólares de ayuda militar para el conflicto que ese país mantiene con Rusia.

Si la acusación fuera aprobada por el pleno de la Cámara de Representantes, como se espera que ocurra tal vez antes de Navidad, Trump se convertirá en el tercer presidente en la historia de Estados Unidos en ser llevado a juicio político, después de Andrew Johnson en 1868 y de Bill Clinton en 1998, ambos absueltos.

“¡Ganaremos!”

Es probable que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se convierta en el tercer mandatario en la historia del país en ser sometido a juicio político por la Cámara de Representantes. AFP / Nicholas Kamm

Pero el Senado, responsable de juzgar a presidentes y en manos de una mayoría republicana, probablemente absolverá a Trump, justo cuando su campaña de reelección empiece a cobrar ritmo.

“Lo bueno es que los republicanos NUNCA han estado más unidos. ¡Ganaremos!”, tuiteó Trump, en tono combativo, luego del anuncio de Pelosi.

Poco antes, el presidente había incitado en Twitter a sus oponentes demócratas a proceder de una vez a juzgarlo para que el país pueda avanzar en otros temas.

“Si me van a acusar, háganlo ahora, rápido, para que podamos tener un juicio justo en el Senado”, dijo. “Revelaremos, por primera vez, cuán corrupto es realmente nuestro sistema. Fui elegido para ‘Limpiar el pantano’, ¡y eso es lo que estoy haciendo!”, agregó Trump.

“Los demócratas deberían estar avergonzados”, dijo por su parte en un tuit la portavoz de Trump, Stephanie Grisham, haciéndose eco del pedido de un juicio “justo”.

La campaña de reelección de Trump también se pronunció, diciendo que los demócratas buscan desde hace tiempo destituir a Trump como una forma de negar su triunfo en las elecciones de 2016.

“Deberían seguir adelante”, dijo el gerente de campaña de Trump, Brad Parscale, en un comunicado.

El miércoles, durante una audiencia pública del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, tres profesores de derecho afirmaron que el procedimiento de juicio político a Trump está justificado, e incluso es necesario para proteger la democracia.

Según dijeron, que el presidente buscara una interferencia extranjera en las elecciones estadounidenses es un motivo claro para su destitución.

Steve Cohen, legislador demócrata de ese panel, dijo el jueves que los artículos de juicio político “ciertamente” incluirán los cargos de abuso de poder y obstrucción del Congreso.

“¡Me encanta mi presidenta! ¡Se mantiene firme por la Constitución y la rectitud!”, tuiteó sobre Pelosi.

Pero el republicano Steve Scalise, número dos de la Cámara baja, no ocultó su repudio por las acciones de los demócratas, quienes según dijo, “no tienen argumentos”. Pelosi “se apresura porque sabe que ha perdido el apoyo público”, escribió en Twitter.

Los estadounidenses están divididos respecto al proceso de destitución de Trump: el 48,3% lo apoya frente al 44,6% que se opone, según el promedio de sondeos de RealClearPolitics.

Los demócratas no quieren un juicio político demorado que perjudicaría el proceso de votación para decidir el candidato presidencial del partido en 2020, que arranca el 3 de febrero en Iowa.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here