El sexo no debería doler, al contrario, es una práctica que debería causar placer y confort. Sin embargo, son muchas las mujeres que experimentan dolor tras tener relaciones sexuales y las razones pueden ser varias.

Antes de indagar en ellas es importante destacar que, si se siente dolor en la vagina tras tener sexo, hay que recurrir a una consulta con un especialista médico para evaluar el caso y tomar medidas para revertirlo.

El estrógeno y su rol fundamental

Es el encargado de mantener a la vagina ‘hidratada’ y a su revestimiento sano, grueso y elástico. Una caída en los niveles de estrógeno reduce la cantidad de humedad disponible en la zona, y esto puede suceder a cualquier edad por diferentes causas, entre ellas, WebMD destaca:

· La menopausia.

· El parto y la lactancia.

· El tratamiento de radiación o quimioterapia para el cáncer.

· Medicamentos antiestrógenos utilizados para tratar los fibromas uterinos o la endometriosis.

Además de estas causas que se le atribuyen a un descenso del estrógeno, hay otras que podrían estar desencadenando ese dolor en la vagina después del sexo:

1. Falta de lubricación

Una de las causas más comunes de dolor en la vagina tras tener sexo es una lubricación inadecuada.

Al no haber suficiente lubricación, la fricción durante el coito puede causar pequeñas lastimaduras en la piel de la vagina, haciéndola más propensa a las infecciones.

Para abordar el problema, Idries Abdur-Rahman, M.D., obstetra y ginecólogo, recomienda en SELFponer un poco de lubricante en la vagina, incluso después del sexo, para hidratar la zona e inclusive, calmarla. Eso sí, recuerda evitar todo producto que contenga alcohol.

Para prevenir el dolor en el futuro, es importarte dedicarle suficiente tiempo a los juegos previos y usar lubricante.

2. La posición no te favorece o el sexo es muy duro

Muchas veces, en el ‘fragor de la batalla’, el sexo puede salirse de control y ser demasiado fuerte o inclusive, puede que lo hagan en una posición que ejerza mucha presión sobre tu vagina o vulva, indica en Health, Donnica Moore, obstetra y ginecóloga.

Si bien el cuerpo de cada mujer es diferente, Moore sugiere evitar tener relaciones sexuales por detrás, pues crearía presión y fricción adicionales en la entrada vaginal. Y siempre habla con tu pareja si sientes dolor o estás incómoda ante una posición o movimiento durante el sexo.

3. El pene o la mano de tu pareja / el sex-toy que utilizas, son demasiado grandes

Y podrían estar golpeando tu cuello uterino durante la penetración, de acuerdo con Abdur-Rahman, quien explica que el dolor que sientes puede ser similar al de los calambres menstruales.

Para calmarlo, el experto sugiere un baño tibio, una almohadilla térmica o un analgésico de venta libre, que todos tienen efectos antiinflamatorios y podrían ayudar a aliviar en parte el dolor.

Para evitar el sufrimiento post sexo, los juegos previos son un gran primer paso porque la vagina se expande (volviéndose más grande, más larga y más ancha), lo que permite una penetración más profunda y cómoda. Una buena ‘previa’, también aumenta la lubricación, lo que facilitaría la penetración.

4. Tienes un quiste

En casos extremos, el dolor post-sexo podría deberse a un quiste de Bartholin, un crecimiento benigno lleno de líquido que bloquea una de las dos glándulas de Bartholin situadas a cada lado de la vagina, según se indica en Health.

Estas glándulas gemelas secretan líquido para ayudar a lubricar la vagina antes del coito. Si el quiste es el culpable, es probable que sientas como una quemadura en un lado y podrías ver un pequeño crecimiento en forma de bola justo dentro de la abertura vaginal.

Para aliviar el dolor, debes ver a un ginecólogo quien determinará si efectivamente tienes un quiste y te dirá cómo eliminarlo.

Si tienes alguna duda, recuerda consultar con un profesional de la salud.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here