HOLLYWOOD, 27 SEP.- Han pasado solo unas horas desde que la revista People diera a conocer la supuesta separación de la pareja formada por Demi Lovato y Max Ehrich, quienes anunciaron hace dos meses escasos su futuro, y ya truncado, paso por el altar tras medio año de ‘maravilloso’ idilio. Eso era lo que se desprendía al menos de las constantes declaraciones de amor eterno que ambos intercambiaban en las redes sociales.

Ahora, fuentes del entorno de la intérprete han pintado un retrato muy poco halagador de sus últimas semanas de convivencia, hasta el punto de acusar al protagonista de la serie ‘The Young and the Restless’ de haber utilizado a su entonces prometida para elevar su perfil mediático y reforzar así su carrera profesional.

“Llegó un momento en el que Demi ya no podía confiar en él, en el que se dio cuenta de que Max era un tipo turbio cuyas verdaderas intenciones ocultaba con maestría. Ella siente que él solo quería casarse con ella para recibir atención”, ha asegurado un informante al portal de noticias E! News. “Demi nunca llegó a conocerle de verdad, ni el objetivo que se había marcado con la relación. Había un montón de líneas rojas que, en un principio, ella decidió ignorar”, ha añadido.

Una segunda fuente se ha pronunciado además sobre el presunto punto de inflexión que hizo del hasta ahora intachable noviazgo una dinámica insostenible para la antigua estrella Disney: el inicio de un período de hostilidades que, finalmente, habrían llevado a Demi a poner punto final a un vínculo sentimental breve pero muy intenso.

“Las cosas empezaron a ir mal cuando él dijo que tenía que viajar solo a Atlanta por cuestiones de trabajo. Ella se negaba a quedarse sola y discutieron muchísimo por ello. Desde entonces la tensión no dejó de crecer y al final Demi ha decidido dejarle para poder aclararse las ideas. Pero está muy consternada y triste, lo está pasando fatal”, ha revelado el confidente.