PARÍS, 03 Julio (AP) — La cúpula de Air France se reunió el viernes con representantes del personal para analizar el recorte de miles de empleos luego de que la pandemia del coronavirus provocó la cancelación de la mayoría de los vuelos, oscureciendo las perspectivas de todo el transporte aéreo.

Entretanto, trabajadores de la empresa protestaron frente a las oficinas generales de la aerolínea en Tremblay-en-France, en las afueras de París.

Asimismo, activistas del sindicato CGT de extrema izquierda protestaron en la sede de Air France en el aeropuerto Charles de Gaulle de París mientras se realizaban las conversaciones. Ellos están particularmente molestos porque el gobierno francés no exigió a Air France que protegiera los empleos cuando recibió 7.000 millones de euros (8.000 millones de dólares) en fondos de rescate estatales en mayo. Los sindicatos alegaron que los recortes de empleos afectarán a la economía francesa.

La prensa francesa ha dicho que la aerolínea busca recortar 7.500 empleos, principalmente a través de retiros voluntarios.

Se pronostica que las aerolíneas de todo el mundo perderán 84.000 millones de dólares este año, y que sus ingresos se verán reducidos a la mitad. Algunas ya se declararon en bancarrota o buscaron rescates para sobrevivir al cierre de actividades, y las autoridades creen que el sector tardará años en recuperarse.

Los 7.000 millones de euros en ayuda estatal para Air France son préstamos y garantías de préstamos y forman parte de un plan de rescate más amplio de 15.000 millones de euros del gobierno para el sector de la aviación.

Las reuniones de Air France se producen días después de que el fabricante de aviones europeo Airbus, con sede en Francia, dijera que eliminará 15.000 empleos para salvaguardar su futuro.