SEATTLE, 26 Julio (AP) — La policía de Seattle se replegó a su cuartel la madrugada del domingo, horas después de declarar disturbios durante una enorme protesta en un lugar donde semanas atrás los manifestantes habían declarado una “zona ocupada para protestas”.

Algunos manifestantes permanecieron en lugar cuando los agentes ingresaron a su edificio a eso de la 1 de la mañana, pero la mayoría despejó la zona poco después, según videos colocados en línea.

Los manifestantes lanzaron rocas, botellas, fuegos artificiales y morteros hacia los policías, que trataban de despejar el área en el vecindario Capitol Hill usando granadas de aturdimiento y gas irritante, dijeron autoridades.

La comandante de la policía de Seattle Carmen Best llamó a la calma en una conferencia de prensa durante la noche, y aseguró que no ha visto agentes federales como los que el gobierno aseguró haber despachado a la zona.

La policía informó por Twitter que había arrestado a por lo menos 45 personas por agresión contra policías, obstrucción de actividades oficiales y negativa a dispersarse. Unos 21 policías sufrieron heridas menores, añadió.

Horas antes, los alzados penetraron una cerca que rodeaba al sitio de construcción de un centro de detención de menores e incendiaron una casa móvil, informaron autoridades.

Horas antes, miles de manifestantes se habían congregado pacíficamente en el centro de Seattle en solidaridad con los de Portland, Oregon, donde han estallado las tensiones con los agentes federales en medio de protestas contra la injusticia racial, a raíz de la muerte de George Floyd a manos de la policía en Minneapolis.

Inicialmente no hubo presencia policial alguna en la marcha de Seattle. Poco después, según dijo por Twitter la policía local, una docena de personas penetraron el perímetro alrededor del sitio donde se estaba construyendo una cárcel para menores en el condado de King. Las autoridades agregaron que los alzados reventaron ventanas en un tribunal de condado de King.

Hace pocos días el jefe distrital Dow Constantine, en respuesta a reclamos de líderes comunitarios, prometió hacer gestiones para eliminar los centros de detención infantil en esa localidad para el año 2025.