El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este miércoles con una caída del 10,13 %, hasta los 24,22 dólares el barril, con lo que se desploma a mínimos de hace casi 18 años, ya que el brote de coronavirus y los crecientes temores a una recesión mundial continúa minando la demanda de crudo.

A pocos minutos de la apertura del mercado, el barril cotizaba así por debajo de los 25 dólares tras perder 2,73 dólares respecto a la sesión previa del martes.