LIMA, 01 JULIO (AP) — Los peruanos salieron el miércoles en masa a las calles tras el fin de una cuarentena de 106 días para detener el avance del nuevo coronavirus.

En Lima se observaban extensas filas en las principales paradas del transporte público y afuera de los grandes mercados de alimentos y centros comerciales.

El presidente Martín Vizcarra pidió la víspera usar mascarillas para “salvar” vidas y añadió que la probabilidad de contagio cuando dos personas usan protectores es 1,5%.

“Ante un rebrote la medida más severa sería retomar la cuarentena, pero sería la última opción”, agregó el mandatario.

Por primera vez se observó a vendedores callejeros de comida colocando plásticos transparentes para cubrir sus carritos mientras ofrecían un desayuno por cincuenta centavos de dólar.

Varias calles y los alrededores de los mercados lucían llenos de vendedores ambulantes que vendían protectores faciales y desinfectantes.

El ministro de Salud, Víctor Zamora, dijo al diario La República que la cuarentena iniciada el 16 de marzo salvó 145.000 vidas y evitó más de un millón de hospitalizados. “No hubiésemos podido recibir ese golpe. Hubiera sido una auténtica masacre sin la cuarentena”, sostuvo.

La cuarentena continuará hasta fines de julio en siete regiones de la zona central del país con contagios en ascenso que incluyen zonas sobre el Pacífico, en los Andes y en la Amazonia. El encierro no incluye a Lima, foco principal de los contagios, porque según las autoridades la tasa de transmisión de la enfermedad ha comenzado a disminuir.

El distanciamiento social de 106 días provocó la más fuerte contracción de la economía peruana, la quiebra de miles de negocios y millones de desempleados. El Producto Interno Bruto del país caerá 12% en 2020 de acuerdo con cifras del Banco Mundial, la tercera peor caída del mundo.

Si bien la cuarentena terminó a primera hora del miércoles, desde abril miles de peruanos ya salían a las calles para ganar algo de dinero como vendedores ambulantes debido a que no tenían seguro de desempleo ni podían trabajar en forma remota. El país tiene un nivel de informalidad laboral del 70%.

Perú es el séptimo país con más casos del nuevo coronavirus en el mundo con más de 285.000 infectados y 9.677 muertos.