Caracas, 17 dic (EFE).- Los diputados venezolanos que se encuentran en el exterior podrán votar de forma virtual tras ser aprobada este martes una norma en la Asamblea Nacional (AN) que así lo permite y facilita la reelección de Juan Guaidó como presidente del Parlamento que, consideran, Nicolás Maduro busca atacar.

La norma, una modificación del reglamento interno de la asamblea, de contundente mayoría opositora, permitirá que voten aquellos diputados que se encuentran fuera del país “por motivos de persecución política u otra de fuerza mayor”, una situación en la que se encuentran varios de los parlamentarios.

El Parlamento necesita la presencia de la mitad más uno del total de los 167 diputados para que se lleven a cabo las sesiones: 84 parlamentarios imprescindibles para que se llegue al quórum que se requiere para seguir funcionando y que estaba amenazado puesto que varios de ellos han huido del país.

EL RIESGO DE QUEDAR SIN PARLAMENTARIOS

Justo este lunes, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), compuesta en exclusiva por chavistas, levantó la inmunidad a cuatro legisladores acusados de rebelión civil, traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección, concierto para delinquir y usurpación de funciones.

El levantamiento de su inmunidad da vía libre a su posible arresto por lo que, aunque se desconoce su paradero, presumiblemente seguirán los pasos de otros parlamentarios y se marcharán de Venezuela.

Al tomar la palabra durante la sesión, convocada inicialmente para debatir acerca de “la pretensión del régimen de Nicolás Maduro de disolver la Asamblea Nacional”, el diputado Juan Pablo Guanipa aseveró que desde el Ejecutivo “han intentado desintegrar la Asamblea Nacional”.

Para conseguirlo, citó que hay actualmente 72 diputados “entre perseguidos, allanados, asilados, clandestinos y presos”, por lo que aseguró que en el chavismo “prefieren tener a diputados presos que a reconocer que son minoría”.

Precisamente Guanipa es uno de los diputados que se encuentran en la clandestinidad y retornó este martes por sorpresa para tomar parte de la sesión.

5 DE ENERO, EL DÍA “D”

Uno de los riesgos que sobrevolaban en caso de que no se pudiera votar de forma virtual era que Guaidó, cuyo mandato como presidente del Parlamento debe ser renovado el 5 de enero, no obtuviera los votos suficientes para continuar ejerciendo el cargo.

Sustentado sobre la interpretación de varios artículos de la Constitución venezolana, Guaidó ha tenido durante 2019 un duro pulso con Maduro al anunciar que asumía la presidencia interina del país en enero, cargo en el que ha sido reconocido por más de medio centenar de países.

De ese modo, en caso de que no fuera reelegido como presidente de la AN, no podría sostener su lucha con Maduro desde la misma posición de fuerza.

La modificación del reglamento incluye también “el uso de tecnologías de la información y la comunicación a los fines de la participación virtual de los diputados principales o suplentes para garantizar el quórum, la deliberación y la votación”, con lo que los parlamentarios que están fuera de Venezuela podrán incluso intervenir en las sesiones.

La presidenta de la comisión de Política Interior de la AN, Dennis Fernández, subió a la tribuna de oradores para defender la propuesta y explicar que “no se trata de cambiar todo el reglamento” y pidió a los diputados oficialistas que “dejen que la gente oiga lo que está propuesto para que exista un mejor funcionamiento” y que el Parlamento pueda conectarse con el mundo para que vea lo que sucede.

Por eso, les preguntó si “tienen miedo de que los vean a través de mundo” y eso les lleva a oponerse.

EL CHAVISMO RECURRIRÁ AL SUPREMO

Durante la jornada de este martes, el quórum fue posible gracias a la presencia de 93 diputados, por lo que la votación fue positiva, aunque los 49 parlamentarios del llamado Bloque de la Patria, organizado en torno al chavista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), se marcharon a la hora de la votación.

El diputado de esa sección Willian Gil criticó la decisión nada más ser aprobada y aseguró que el grupo de parlamentarios opositores “ha violado la Constitución” y el reglamento del Legislativo.

“Vemos cómo la oposición venezolana viola la Constitución para hacer que voten desde el extranjero los diputados prófugos de la Justicia y querer hacer un Parlamento desde la nubes, un Parlamento desde el extranjero y querer imponerse el 5 de enero”, afirmó.

Finalmente, aseguró que acudirán al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) “para que sea rechazado este intento de violación de las leyes”.

Guaidó, desde su asiento como presidente de la AN, negó que se hayan infringido las normas y concluyó que “ha triunfado el Parlamento”, así como “el alma” de Venezuela “que sigue adelante y va a conseguir su libertad”.

Sus palabras casaron con las que pronunció poco antes de entrar a la sesión, donde denunció que Maduro busca “aniquilar” a la oposición tanto físicamente como ilegalizando partidos, allanando la sede de AN, “violando” la inmunidad de los diputados y con más de 400 “presos políticos”.

Por todo ello apeló a la necesidad de mantener las sesiones, algo que está más cerca gracias a la decisión adoptada este martes, que supone además y presumiblemente el inicio de otra disputa legal con el Gobierno de Maduro.

(c) Agencia EFE