BUENOS AIRES, 6 ene (Reuters) – Palmeiras de Brasil dio un gran paso el martes en su intento de volver a una final de la Copa Libertadores después de dos décadas al golear 3-0 como visitante al conjunto argentino River Plate, por la ida de las semifinales.

Palmeiras, que ganó la Libertadores en 1999 y llegó por última vez a una final en 2000, obtuvo una clara ventaja de cara a la revancha del 12 de enero en San Pablo, gracias a los goles de Rony, Luiz Adriano y el uruguayo Matías Viña.

“Todos sabemos que jugar aquí (en Argentina) es muy difícil, y más con la calidad de River, pero gracias a Dios todo salió bien e hicimos un gran juego”, dijo el goleador Rony a la televisión. “Sabemos que queda un partido más y tenemos que estar concentrados, no hay nada decidido todavía”, añadió.

Pese a que River comenzó mejor, Palmeiras abrió el marcador a los 28 minutos a través de un remate desde fuera del área de Rony, tras un error del arquero del seleccionado argentino Franco Armani.

Dos minutos después, el árbitro Leodán González anuló un gol al conjunto visitante por posición de fuera de juego del delantero Luiz Adriano.

River fue incapaz de anotar en el primer tiempo, con un tiro libre en el poste de Ignacio Fernández y varias ocasiones desperdiciadas por el colombiano Rafael Borré.

En la segunda etapa, Palmeiras amplió la diferencia a los 47 minutos por intermedio de Luiz Adriano, con asistencia de Danilo.

River quedó con un hombre menos a los 60 minutos por la expulsión del colombiano Jorge Carrascal, luego de una fuerte infracción contra Gabriel Menino.

En la jugada siguiente, Palmeiras completó la goleada con un remate de cabeza del uruguayo Matías Viña al minuto 62 tras un centro de Gustavo Scarpa.

“Es uno de los resultados más duros. De local y en una semifinal, 3-0 es doloroso. Cometimos muchos errores defensivos y después cuando llegamos (al arco rival) no pudimos concretar”, dijo el mediocampista de River Ignacio González a la televisión.

La final única de la Libertadores se disputará el 30 de enero en el estadio Maracaná de Río de Janeiro sin público presente debido a los numerosos casos de coronavirus en la región, según anunció el martes la Conmebol.

*Información de Ramiro Scandolo, editado por Tomás Cobos