La movilización, la segunda en dos días, incluyó una colecta de firmas para acompañar un manifiesto de protesta que será enviado al secretario general del ONU, Antonio Guterres.

Los manifestantes, la mayoría vestidos de rojo, el color del chavismo, llevaban banderas venezolanas y retratos del prócer venezolano Simón Bolívar y del fallecido presidente Hugo Chávez.

Una pancarta mostraba por ejemplo una ilustración de Maduro pateando a Trump, acompañado de la leyenda “Leales siempre, traidores nunca” de la Fuerza Armada, considerada el sostén del gobierno.

“Trump nos quiere matar de hambre, fuera Trump, no te queremos aquí”, dijo Ana de Castellanos a la televisora estatal VTV en el centro de Caracas. “¡No nos vas a matar de hambre”, siguió la mujer, que llevaba una bandera amarrada al cuello y un mostacho falso en el rostro que emulaba al del presidente Maduro.

Otras manifestaciones se realizaron en paralelo en estados como el fronterizo Zulia; Barinas, donde nació Chávez; y Bolívar.

Una pequeña marcha se realizó también en la barriada 23 de enero, un bastión chavista en la capital, donde quemaron una bandera de Estados Unidos, constató un fotógrafo de la AFP.

El gobierno Trump anunció el lunes pasado un bloqueo a los activos de Venezuela en Estados Unidos y sanciones para cualquier empresa que haga transacciones con el gobierno venezolano, la última de una avalancha de sanciones que buscan asfixiar y propiciar la caída de Maduro.

El bloqueo incluye excepciones, como el envío de remesas o transacciones relacionadas con alimentos, agroinsumos, medicinas o material hospitalario, impagables o escasos en este país que atraviesa la peor crisis de su historia reciente.

En respuesta a las sanciones, Maduro congeló el diálogo que mantenía con la oposición -liderada por el jefe del Parlamento Juan Guaidó- con la mediación de Noruega.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here