BOGOTÁ (AP) — Un juez colombiano negó este lunes la libertad a Jesús Santrich, como se conoce a un excomandante de las desaparecias Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), a quien la fiscalía le imputa delitos por narcotráfico.

Su defensa solicitó que se le liberara alegando que su recaptura fue ilegal.

Santrich es requerido por narcotráfico en Estados Unidos. Ese país pidió su detención y extradición en 2018, pero recientemente la Jurisdicción Especial para Paz (JEP) –encargada de juzgar crímenes cometidos durante conflicto armado de Colombia– ordernó su liberación al considerar que no existían suficientes pruebas para extraditarlo.

Hace unos días todo indicaba que Santrich sería liberado de la cárcel de La Picota, donde estuvo 13 meses, pero momentos después fue recapturado por la policía colombiana alegando que se habían recopilado pruebas de último minuto que indicaban que el exguerrillero planificó un envío de cocaína a Estados Unidos meses después de que las FARC firmaran el tratado de paz de 2016.

Actualmente Sántrich está en una celda de la Fiscalía General bajo estrictas medidas de seguridad esperando que se resuelva situación jurídica. No ha encarado a la justicia porque la semana pasada, cuando debía confrontar a una jueza, su defensa argumentó que ella no tenía fuero para juzgarlo. Según dijeron, Santrich debía aparecer ante un tribunal de la JEP porque logró una curul en el Congreso tras las elecciones legislativas de 2018. Sin embargo, nunca tomó posesión y su puesto lo ocupa un suplente.

Al respecto, Gustavo Gallardo, uno de sus abogados, dijo este lunes a The Associated Press que están a la espera de la decisión de la Corte e insistió en que la justicia ordinaria no debe juzgarlo.