El Tribunal Supremo de Justicia en el exilio ratificó este martes a la Fuerza Armada Nacional que es un deber constitucional “desconocer y desobedecer” a Nicolás Maduro.

“Nicolás Maduro Moros no es presidente de la República, y por lo tanto no es el comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional, éste fue destituido al ser encontrado culpable de delitos de corrupción y legitimación de capitales”, indica la institución en un comunicado.

El TSJ en el exilio señaló que desobedecer a Maduro es un deber de la Fuerza Armada en vista de las circunstancias que confronta el país.

 “El cumplimiento de éste deber constitucional facilitará la transición y el establecimiento del estado de derecho, para construir la Venezuela que merecen todos los venezolanos y futuras generaciones”, indicó.