Redacción deportes, 17 jul (EFE).- El segundo encuentro de preparación del París Saint Germain, el primero en el Parque de los Príncipes, saldado con una abultada goleada ante el Beveren belga (7-0), contempló como el brasileño Neymar y el argentino Mauro Icardi resolvían con éxito el penalti que Sergio Ramos y Karim Benzema no pudieron lograr el jueves contra el Villarreal.

Al borde del descanso del partido entre el campeón galo y el representante belga, con la presencia de 5.000 espectadores repartidos en las gradas, Neymar emprendió el disparo directo desde los once metros. Sin embargo, tal y como hizo el brasileño con Messi hace cinco años en un partido del Barcelona, centró el balón a Mauro Icardi, que llevó la pelota a la red y firmó el segundo tanto de su equipo.

This image has an empty alt attribute; its file name is b73d5d8b25a7af0ac757ca85741e3702

Neymar e Icardi lograron un día después transformar el penalti indirecto que no pudo conseguir Sergio Ramos, que pasó la pelota a Karim Benzema, que se adentró en el área por precipitación y por eso la acción fue anulada.

El de Icardi animó el segundo compromiso en cinco días del conjunto de Thomas Tuchel que busca fórmulas para poner en órbita a su equipo ante el reto de la Liga de Campeones. La Ligue 1 de Francia paró en marzo y no volverá hasta la semana que viene. El París Saint Germain, que igual que el Lyon están vivos en la competición continental, llegarán a la Champions sin jugar un partido oficial en casi cinco meses.

Tras ganar al Le Havre el pasado domingo, venció 7-0 al Beveren. Un autogol del serbio Aleksandar Vukotic a los veinte minutos encarriló la victoria del PSG. Neymar amplió en el 28, de penalti, y en el 47, Icardi, a pase de Neymar desde los once metros hizo el tercero.

Kylian Mbappe hizo el cuarto y un doblete de Maxim Choupo Moting y un tanto del joven Loic Mbe Soh redondearon el triunfo del cuadro de Tuchel.

(c) Agencia EFE