Bogotá, 6 jul (EFE).- La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) anunció este lunes una multa de 16.000 millones de pesos (4,41 millones de dólares) a la Federación Colombiana de Fútbol (FCF) por la reventa de entradas para los partidos de las eliminatorias del Mundial de Rusia 2018.

La SIC también sancionó a 17 personas, a la empresa TicketYa y a Comercializadora de Franquicias SA por idear y ejecutar “un sistema que limitó la libre competencia para favorecer a Ticketshop en la adjudicación del contrato de boletería para las eliminatorias al Mundial Rusia 2018”, explicó el superintendente, Andrés Barreto.

La multa para todos los involucrados, entre los que se encuentran el presidente de la Federación, Ramón Jesurún, y el expresidente de la FCF, Luis Bedoya, es de 18.000 millones de pesos (casi 5 millones de dólares).

Las investigaciones de este caso se iniciaron después de que Ticketshop anunció que vendería 6.000 entradas el 6 de agosto de 2017 para el partido Colombia-Brasil, disputado en septiembre de ese año, y dijo que estas se comercializaron en 42 minutos, pero la SIC halló evidencias, “digitales y documentales” que prueban que no se pusieron a disposición del público ese día.

El ente de control anunció este lunes que los sancionados generaron un “cartel para el desvío de boletas con el fin de revenderlas” y se aplicaron “precios excesivamente altos respecto de las mismas” con sobrecostos de “hasta un 350 % más del valor del mercado”.

La entidad también encontró que los participantes llegaron a un preacuerdo de 10.000 millones de pesos (unos 2,75 millones de dólares) en la licitación del contrato de distribución de boletería para favorecer a la empresa Ticketshop y así “excluir a los otros competidores” cuando en realidad dichas entradas “nunca estuvieron realmente a disposición del público”.

“Los señores fueron abordados por miembros de algunos equipos de fútbol y otros socios con el fin de que se presentaran a esa licitación presentando un anticipo de 10.000 millones de pesos como un primer acto de favorecimiento que les haría acreedores de esa licitación”, reveló Barreto.

Además, este acuerdo les permitía tener “información confidencial y privilegiada” para “revisar y tener acceso en tiempo real a cada una de las propuestas que se presentaron ante la FCF y así coordinar el valor de que Ticketshop debería proponer”.

“En ese sentido Ticketshop tendría acceso a la boletería de la Eliminatoria del Mundial de fútbol con el fin de suscribir posteriormente un contrato con la empresa TicketYa que sería realmente quien operaría la boletería de los partidos”, precisó Barreto.

Por colaborar con la entidad de control, la empresa Ticketshop y sus funcionarios fueron absueltos del proceso pues aportaron documentos y pruebas con los que la SIC descubrió el sistema empleado por los involucrados.

Ante el anuncio, la FCF aseguró que “no ha sido notificada de esta decisión en los términos que indica la normatividad, por lo tanto se desconoce el contenido íntegro de la decisión”.

“El hecho de no utilizar los mecanismos previstos en la ley, sino los medios de comunicación para informar decisiones administrativas, reitera las irregularidades que desde el inicio del proceso se han advertido y hemos puesto en conocimiento de las autoridades competentes”, detalló la FCF en un comunicado.

También informó que, “respetuosa de la institucionalidad”, la FCF “acudirá a las autoridades competentes y hará uso de todas las alternativas legales para la defensa de sus legítimos intereses y derechos”.

(c) Agencia EFE