BUENOS AIRES (AP) — El expresidente de Bolivia Evo Morales eligió el domingo al exministro de Economía Luis Arce Catacora como candidato presidencial de su partido para las elecciones del próximo 3 de mayo.

En tanto, el excanciller de origen aymara David Choquehuanca será el candidato a la vicepresidencia. Se trata de una nueva fórmula, y no la que hace dos días habían elegido los partidarios al Movimiento Al Socialismo (MAS) en Bolivia, que habían nombrado a Choquehuanca y al dirigente cocalero Andrónico Rodríguez.

“Hemos elegido como candidato a vicepresidente David Choquehuanca” tomando en cuenta la decisión de los compañeros, dijo Morales en un hotel del centro de Buenos Aires, donde se encuentra refugiado.

Explicó que Rodríguez no fue elegido en esta ocasión a fin de garantizar la unidad del partido, que en los últimos meses se vio dividido tras la renuncia del exgobernante el 10 de noviembre.

La decisión no fue bien recibida en Bolivia, debido a que Choquehuanca había recibido apoyo de siete de las nueve regiones.

“No estamos de acuerdo, nos va a generar problemas y realmente hay mucha preocupación porque esta decisión en vez de unir va a traer división”, dijo a The Associated Press el senador por el MAS, Omar Aguilar.

Mencionó que el exmandatario “no ha respetado nuestra decisión, esto es una traición al pacto de unidad que habíamos acordado”.

Morales apostó por Arce, de 56 años, que fue pilar fundamental para la economía nacional durante los tres mandatos de Morales. El exministro es economista de profesión tiene una maestría en Ciencias Económicas de la Universidad de Warwick en Inglaterra. Se alejó un año y medio de su cargo por problemas de salud, pero en 2018 volvió.

“El compañero Arce garantiza la economía nacional… Con este binomio el 3 de mayo vamos a ganar en primera vuelta”, dijo Morales.

En tanto, Choquehuanca de 58 años, es el rostro indígena de su partido. Al igual que Morales es aymara y encabezó las labores diplomáticas de Bolivia durante 11 años.

“Con esto tenemos que estar todos unidos por el bien de Bolivia”, agregó.

Morales, que gobernó Bolivia por casi 14 años, renunció a la presidencia en noviembre pasado, cuando la policía y el ejército le retiraron el apoyo después de varias semanas de manifestaciones por denuncias de fraude en las elecciones del 20 de octubre, en las que una auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) encontró irregularidades graves en el conteo de votos.

Jeanine Áñez asumió la presidencia después de que Morales dejó el país y se fue asilado a México, alegando que fue víctima de un golpe de Estado.