El pasado 16 de diciembre se llevó a cabo el famoso certamen de belleza en Tailandia, donde cientos de chicas competían por llevarse la codiciada corona.

Entre estas mujeres se encontraba H’Hen Niê, representante de Vietnam, una chica de 26 años, de 1.73 metros de altura (5.8 pies), cabello corto y dulce mirada.

Aunque la corona quedó en manos de Catriona Gray, representante de Filipinas, H’Hen Niê logró colocarse entre las cinco semifinalistas.

Terminado el concurso, la joven regresó a su país natal para seguir con su vida, pero una publicación en su cuenta de Instagram conmovió al mundo.

A través de esta red social, H’Hen Niê quiso agradecer a su madre todas las enseñanzas recibidas y por ser un ejemplo para ella. Sin embargo, las imágenes fueron las que llamaron la atención, ya que se aprecia a la modelo a un costado de su madre, quien está sentada en un pequeño banco de plástico, a un lado de cocina de leña y en medio de una casa muy pobre en Vietnam, donde ella creció.

Casa de Miss Vietnam
(Fotos: Instagram)

Tras esta publicación, para muchas mujeres, H’Hen Niê se ha convertido en un ejemplo a seguir, no solamente por ser una reina de belleza, sino también por el mensaje que envía a todas aquellas que sufren discriminación y son obligadas a casarse desde niñas.

Desde un principio, H’Hen Niê llamó la atención por su historia de superación y su cabello corto, que la hace lucir diferente y muy hermosa.

Miss Vietnam siempre se ha ganado la vida y conoce el valor de las cosas, ya que desde su juventud trabajó en un café debido a las difíciles condiciones económicas en las que vivía su familia.

También es importante recordar que en su país, las adolescentes son obligadas a casarse al terminar la secundaria. Afortunadamente, ella tuvo otro destino porque continúo con los estudios de finanzas empresariales desde adolescente. Según se sabe, para pagar sus gastos de escuela se empleó como trabajadora doméstica durante un año.

También dijo que a sus 14 años, sus padres le pidieron encontrar un marido, a lo que ella simplemente dijo que no y la dejaron que encontrar su destino.

Luego comenzó a trabajar en un banco y fue ahí que sus compañeros la motivaron para que se convirtiera en modelo. Un poco más adelante, H’Hen Niê comenzó a participar en concursos de belleza y, finalmente, llegó a Miss Universos 2018.

Las acciones de esta joven ha llegado al corazón de miles de personas, quienes no dejan de escribirle y la mencionan como una fuente inspiración para muchas mujeres que buscan superarse en las mayores condiciones de adversidad.

La imagen de Miss Vietnam recorre el mundo y llamada la atención por su humildad, al mostrar la pobreza en donde vivió y que ahora lucha por empoderar a las mujeres; además de que impulsa la educación como motor para cambiar a las sociedades.

H’Hen Niê trabaja en su país como voluntaria para llevar educación a los niños y, además, dedica su tiempo a reunir fondos para enseñar a leer a muchos adultos.

Gran ejemplo a seguir, ¿no crees?