SANTIAGO DE CHILE, 17 OCT.- Miles de personas se manifestaron este viernes en Santiago, a dos días del aniversario del inicio de las protestas sociales en Chile, en la céntrica plaza Italia de la capital, donde grupos menores protagonizaron incidentes con la policía.

Como ya es habitual los viernes por la tarde, miles de personas se congregaron en los alrededores de esta céntrica plaza, epicentro de las manifestaciones que estallaron el 18 de octubre del año pasado, tras llamados a evadir el pago del boleto del Metro por parte de estudiantes que luego se extendieron a un masivo reclamo por cambios sociales.

Música, bailes y cánticos se mezclaron durante esta jornada con las barricadas incendiarias levantadas en varios puntos, con vallas tumbadas y pedradas lanzadas por manifestantes contra los pocos efectivos policiales que aparecieron por el lugar.

Más temprano, un grupo de manifestantes pintó de rojo estatua del general Baquedano -principal líder chileno de la Guerra del Pacífico- que domina el centro de la simbólica rotonda y que había sido restaurada durante los meses de restricciones impuestas por la pandemia de covid-19.

“Hasta que se sienta que realmente hemos logrado algo; hasta que algo cambie, hasta que sintamos que realmente estamos ganando”, dijo a la AFP Fabiola, una manifestante de 26 años, para explicar las razones que la llevaron a concurrir a la Plaza Italia pese a los llamados a evitar aglomeraciones por el coronavirus.

“Tenemos un nivel de represión altísimo y una injusticia tremenda respecto a la cantidad de heridos, muertos y desaparecidos desde el 18 de octubre (de 2019) hasta el día de hoy”, agregó Fabiola.

A dos días del primer aniversario de lo que en Chile fue catalogado como “estallido social” existe preocupación sobre lo que pueda suceder durante la conmemoración este domingo.

El pasado 18 de octubre una decena de estaciones del Metro de Santiago fueron incendiadas, al igual que varios edificios. Hubo saqueos, ataques al comercio y enfrentamientos en esa noche de furia que terminó con los militares custodiando el palacio de gobierno.

Casi un mes después, las fuerzas políticas acordaron la realización de un plebiscito que definirá el cambio o no de la Constitución que se mantiene como herencia de la dictadura de Augusto Pinochet y que debía realizarse en abril pero que fue pospuesto para el 25 de octubre debido a la pandemia.

“Hay que tener el resultado del plebiscito primeramente, eso en el fondo es como una anestesia”, consideró otra manifestante que se identificó como Lorena Bustos.

Tras varias horas, la mayoría de los manifestantes se retiró pacíficamente del lugar aunque un grupo de encapuchados protagonizó enfrentamientos con la policía.