CIUDAD DE MÉXICO (AP) — México volvió el miércoles a hacer un llamado a los médicos para que apoyen al sector público al menos durante seis meses ante la llegada del pico de la epidemia del nuevo coronavirus.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que las contrataciones se tienen que hacer entre esta semana y la próxima para darles a los profesionales un curso rápido diseñado para atender la contingencia y que se puedan incorporar pronto a la actividad.

Según el mandatario, en los últimos días se inscribieron unos 14.000 sanitarios y ya han sido contratados 3.700, pero se necesitan más médicos para paliar el déficit de profesionales de la salud. Las autoridades piden la incorporación sobre todo de especialistas en neumología, anestesiología, infectología y cuidados intensivos.

“Necesitamos tener más médicos, más enfermeras, sobre todo especialistas”, dijo López Obrador. “Les garantizamos trabajo permanente pero si no quieren trabajar todo el tiempo, que nos ayuden cuando menos seis meses, nada más que pasemos esta situación difícil”.

Con, 4.993 contagiados y 406 fallecidos, la tensión se situó el martes por la noche en una cárcel del norte de la capital que, como ocurre en muchas del país y de Latinoamérica, está superpoblada, con 1.500 internos donde caben 350. En el penal de Cuautitlán, un interno y dos guardias resultaron heridos después de que un grupo de unos 130 reos protagonizó una protesta por la decisión de las autoridades de suspender las visitas para evitar contagios. En el exterior, los familiares arremetieron contra policías antidisturbios arrojándoles basura.

En esa prisión se detectó un brote de COVID-19 con cuatro contagiados y otros 19 sospechosos que fueron trasladados a otro penal donde se ha habilitado un espacio como hospital.

En Chile, el subsecretario de Redes Asistenciales de Chile, Arturo Zúñiga, informó que en el país han fallecido 93 personas por causa del COVID-19 y que hay 8.272 contagiados de los cuales 743 son funcionarios de la salud. Agregó que uno de ellos está grave.

Zúñiga también exhortó que la población ponga fin al maltrato al personal sanitario y anunció que el gobierno denunciará a quienes discriminen a los funcionarios de la salud. “Hago un llamado a que esto termine de una vez”, enfatizó.

Líderes gremiales han denunciado que médicos, enfermeras y otros empleados del área sanitaria han sufrido malos tratos en sus edificios, en supermercados y estacionamientos.

El vicepresidente del Colegio Médico, Patricio Meza, expresó recientemente que en algunos edificios restringen el tránsito del personal de la salud en los ascensores. Añadió que esas disposiciones “no cumplen ningún objetivo en el sentido de disminuir los riesgos de contagio”.

En tanto, el Colegio de Enfermeras repudió en una declaración la “discriminación, malos tratos y prohibición de libre circulación de personal de salud en condominios”.

Por su parte, la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, analiza la posibilidad vender el avión presidencial comprado por su antecesor Evo Morales. “Si la salud lo amerita, se venderá el avión presidencial. Es la posición de la presidenta, pero tampoco lo vamos a rifar por un monto que no corresponde, sería un perjuicio”, dijo en rueda de prensa el ministro de Economía, José Luis Parada.

El Falcon 900 de industria francesa costó 38,7 millones de dólares y su compra, a mediados de 2010, le valió críticas al entonces presidente, quien ahora es cuestionado por las autoridades por no haber privilegiado la salud pública durante el auge de buenos precios de las materias primas.

El político vive refugiado en Argentina desde donde ha sugerido por Twitter utilizar el nuevo palacio presidencial que construyó como hospital para enfermos de COVID-19.

El gobierno de Áñez hace frente a la pandemia -que ha cobrado la vida de 28 personas e infectado a 369- con un servicio sanitario deficiente, reconoció la mandataria la víspera al anunciar la ampliación de la cuarentena hasta el 30 de abril.

En Colombia, donde se han reportado 2.852 contagiados y 127 fallecidos, la ministra de Educación, María Victoria Angulo, anunció que el 20 abril recibirán alimentos más de seis millones de estudiantes de primaria y segundaria de colegios públicos que están en sus casas debido a la cuarentena obligatoria.

En tanto, el comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Navarro, señaló a The Associated Press que más de 30.000 soldados están desplegados en las fronteras “terrestres y marítimas del país, que tienen una extensión de 6.386 kilómetros… para ejercer un control efectivo en los 19 pasos formales y más de 180 no formales que actualmente existen”.

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, dijo que en Ecuador hay 388 fallecidos a causa del COVID-19 y 7.858 contagiados. La provincia de Guayas sigue siendo el epicentro de la pandemia en el país con 5.551 casos.

En la región se registran más de 70.000 contagios y unas 3.100 muertes.

El nuevo coronavirus ha infectado a más de dos millones de personas y causado la muerte a más de 129.000 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.