Es el yerno que toda suegra sueña tener. Trabajador, buen chico y con posibles en su cuenta corriente. ¿Qué más se puede pedir? Este es el perfil que mejor describe al actor británico Matthew Goode. De hecho, está felizmente casado desde 2014 con Sophie Dymoke, una directora de ventas con quien tiene dos hijos. A sus 41 años Don Perfecto, como muchos le llaman en la industria, tiene un amplio currículum como actor a sus espaldas que incluye títulos junto a Nicole Kidman, Colin Firth y Emily Watson. Entonces, ¿por qué no termina de despegar?

Su carita de ‘yo no fui’ le abrió las puertas en Estados Unidos antes que en su propio país, Inglaterra, no cumpliendo así el famoso dicho aquel de ser profeta en su tierra. El jovencito apuntaba maneras, sobre todo en los papeles románticos de “chico enamora a chica”, se casan, fueron felices y comieron perdices. En gran parte la culpa la tuvo la película Tenías que ser tú, la comedia romántica interpretada junto a Amy Adams que, aunque no al nivel de Crepúsculo, desató el furor de los adolescentes. Sus gestos traviesos, su encanto particular y su personaje de galán atípico se metieron al público y crítica en el bolsillo, con toda la razón. De hecho, cumplía todos los requisitos para convertirse en el sustituto de Colin Firth, especialmente en lo que a papeles pasteles y cursilones se trataba.

De él ha dicho la ex de Tom Cruise que es extremadamente talentoso, una persona espléndida y todo un descubrimiento como actor. Juntos protagonizaron la cinta Stoker, una historia de suspense psicológico que no tuvo malos números en taquilla y donde Goode se lució. No fue el único largometraje donde demostró que tenía madera para esto del cine y las historias romanticonas.

Pero vamos mucho más atrás, concretamente a 2004. Por aquel entonces le robó el corazón a Mandy Moore en Deseando Libertad (Chasing Liberty), donde se hizo pasar por un agente del Servicio Secreto que tenía que proteger a la hija del presidente de quien, obviamente, termina enamorándose sin remedio. ¿Predecible? Sí. ¿Encantador? También. Para qué engañarnos. La película no valía mucho pero el chico era una monada. Goode tampoco pasó desapercibido para otra de las mujeres más sexy de la gran pantalla y del planeta tierra, Scarlett Johansson. Hasta estuvieron comprometidos (sólo en la ficción) gracias al hechizo de Woody Allen en Match Point, un drama romántico que le valió el Goya como Mejor Película Europea y una nominación al Oscar por Mejor Guión. Nada mal. Aunque, sin destripar la historia, diremos que Scarlett le dio calabazas ficticias por otro bomboncito llamado Jonthan Rhys-Meyer.

Matthew Goode con Scarlett Johansson en Match Point (2005, BBC Films)
Matthew Goode con Scarlett Johansson en Match Point (2005, BBC Films)

El chavál desde luego lo vale y poquito a poco iba subiendo peldaños. No nos olvidemos de su papelazo en The Imitation Game (Descifrando enigma), donde compartió escenas y emociones al límite con sus protagonistas, Benedict Cumberbatch y Keira Knightley. Ben, como cariñosamente le llama Goode, se convirtió en un su amigo del alma y la cinta en un bombazo que consiguió la estatuilla dorada al Mejor Guión Adaptado. Así que todos contentos y felices. Como anécdota, y algo que pocos saben, es que el proyecto era originalmente para Leonardo DiCaprio, quien finalmente decidió rechazarlo. “Él iba a interpretar el papel de Keira Knightley. Pero luego se arrepintió y el proyecto se vino abajo”, bromeó Goode para la revista Interview allá por 2014.

Y es que, ¡también tiene un apetecible sentido del humor! Entonces, ¿qué pasa con Goode que no cuaja? ¿Quizás su carácter anti-estrellato? En la mayoría de sus entrevistas se declara un tipo normal, cero creído y poco amigo de la fama y sus efectos secundarios. Es un papá y marido entregado que ha dejado de tomar decisiones egoístas en su profesión para alimentar de forma saludable su vida familiar. Quizás eso tenga que ver en no terminar de enganchar.

Matthew Goode y Amy Adams en Tenías que ser tú (2010, Universal Pictures)
Matthew Goode y Amy Adams en Tenías que ser tú (2010, Universal Pictures)

Sin embargo, sí intentó colarse en ese mundo de los héroes protagonistas multimillonarios al que han entrado sus amigos y compatriotas Tom Hiddleston o Benedict Cumberbatch. Y es que después de ponerse en manos de Zack Snyder para convertirse en Ozymandias en la infravalorada Watchmen, Matthew era uno de los favoritos para hacerse con el papel de Superman. Él era el verdadero contrincante de Henry Cavill, hasta el punto de que se rumorea que abandonó su carrera por hacerse con el papel protagonista de Abraham Lincoln: Cazador de vampiros -que fue para Benjamin Walker- para centrar su atención al completo en el casting del héroe de Krypton. Pero no pudo ser.

Aun así, él no deja de trabajar, y mucho. Este 20 de septiembre se estrena el drama histórico Downton Abbey, una continuación de la exitosa serie de televisión británica donde interpreta a Henri Talbot, personaje al que también daba vida en la serie. ¡Si es que este chico vale para todo! El 2020 también viene calentito para él, quien compartirá créditos con otros dos compatriotas, Ralph Fiennes y Liam Neelson, en la precuela The King’s man: la primera misión. Ah, y también el español Daniel Brühl.

Ningún género se le resiste, cae bien a todo el todo el mundo y tiene una escandalosamente irresistible mirada producto de unos almendrados y preciosos ojos verdes. Quizás no haya explotado como se esperaba en el mundillo de los protagonistas, pero que al chico se le da de perlas lo de actuar no lo puede negar nadie.

Para seguir leyendo:

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here