Asunción, 16 ene (EFE).- El ex intendente de Asunción, Mario Ferreiro dijo que las denuncias por presunta corrupción en la Intendencia Asuncena, que provocaron su dimisión en diciembre, son un montaje y negó que se produjeran actividades irregulares durante su desempeño en el cargo, al que accedió en 2015.

Ferreiro, que llegó a la intendencia al frente de una coalición de sectores progresistas, renunció luego de que la Fiscalía allanara varias dependencias del edificio municipal en busca de evidencias de la existencia de una supuesta recaudación paralela dentro de la Municipalidad.

Tras declarar por casi dos horas ante la fiscal del caso, Stella Mary Cano, Ferreiro aseguró que las capturas de pantalla de un supuesto grupo social presentadas ante la Fiscalía como evidencia “son un armado, una composición que se hizo para generar el hecho público final que fue el pedido de intervención” (de la Municipalidad).

Con ello se estaba refiriendo a unos mensajes telefónicos entre funcionarios municipales de su entorno en los que supuestamente esas personas hablaban sobre el procedimiento para poner en marcha esas presuntas recaudaciones paralelas.

Ferreiro también rechazó que exista alguna actuación irregular durante su Administración en procesos de adjudicación de obras o de compras, así como en algunos contratos de tercería de servicios de disposición de residuos.

“Trajimos una serie de documentos para que ese tipo de acusaciones rápidamente se desmonten y se expliquen cuáles fueron los procesos más allá de las denuncias mediáticas”, manifestó a los periodistas en la sede de la Fiscalía.

El ex-intendente atribuyó parte de la responsabilidad de la situación que afronta a su denunciante, su ex aliado político Camilo Soares, del izquierdista Partido del Movimiento al Socialismo (P-MAS), a quien acusó de amenazas y extorsión.

Soares fue quien presentó la denuncia ante la Fiscalía sobre una presunta red de recaudación paralela.

En la causa están imputados el ex jefe de Gabinete Carlos Mancuello y el funcionario Víctor Ocampos por lesión de confianza y tráfico de influencia; el ex director de Recursos Humanos Aureliano Servín y la exasesora Rocío Casco por tráfico de influencia coacción y coacción grave.

Y por tráfico de influencia dos sobrinos del exalcalde: Mauricio Ferreiro Paz y Fernando Ferreiro Ayala.

El caso tomó otro giro la pasada semana tras la difusión de un audio en el que se escucha a Soares mencionar a personas y empresas presuntamente vinculadas al ex jefe de Estado Horacio Cartes (2013-2018) entre los aportadores de fondos al P-MAS para esa campaña.

Ello volvió a abrir el debate político sobre la financiación de los partidos políticos en Paraguay Tras la renuncia de Ferreiro, la Junta Municipal de Asunción eligió como alcalde a Oscar Rodríguez, del gobernante Partido Colorado, para completar el año que resta del período 2015-2020.

(c) Agencia EFE