Los saudíes dicen que el periodista fue asesinado en “lucha” en el consulado hay 18 detenidos

Trump y el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, en la Casa Blanca, este martes. / AFP / NICHOLAS KAMM

Arabia Saudita reconoció el viernes que el periodista disidente Jamal Khashoggi fue asesinado en su consulado en Estambul, alegando que murió de un estrangulamiento durante un altercado físico. 

El gobierno saudí dijo en una declaración que Khashoggi discutió con personas dentro del consulado cuando estalló una “pelea” que lo llevó a su muerte, una explicación que provocó un escrutinio inmediato en Washington. Dieciocho ciudadanos saudíes fueron arrestados y están bajo investigación en relación con el caso, dijo el reino en un  comunicado emitido  por los medios de comunicación estatales alrededor de la 1 am del sábado en Riyadh. 

Cinco altos funcionarios también fueron despedidos luego de la investigación inicial. El grupo expulsado incluye a Saud al-Qahtani, uno de los principales asesores del príncipe heredero Mohammed bin Salman, y al jefe de inteligencia adjunto, el mayor general Ahmed al-Assiri.

El anuncio marca la primera vez que el gobierno de Arabia Saudita reconoce que Khashoggi murió en el interior de su consulado después de que se lo vio entrar en las instalaciones el 2 de octubre para obtener documentos para su matrimonio. El incidente que involucró a Khashoggi, un residente de Virginia y crítico del liderazgo saudí que sirvió como colaborador de opinión de The Washington Post, provocó indignación internacional y provocó una crisis diplomática con los Estados Unidos. 

El presidente Trump elogió el movimiento del gobierno saudí el viernes como “un gran primer paso” y dijo que esperaría para decidir cómo, o si, castigaría a los saudíes. “Es un gran paso. Hay mucha gente involucrada”, dijo Trump mientras hablaba en una mesa redonda con los principales contratistas de defensa en Arizona. 

Cuando se le preguntó si encontraba creíble la explicación de Arabia Saudita, Trump respondió: “Sí”, y agregó que no cree que el liderazgo del reino le haya mentido sobre el destino de Khashoggi. “Una vez más, es temprano”, continuó. “No hemos terminado nuestra revisión o investigación. Pero creo que es un primer paso muy importante y sucedió antes de lo que la gente pensó que sucedería”. 

Esos comentarios se produjeron después de que la Casa Blanca emitiera un comunicado el viernes por la noche reconociendo las acciones tomadas por Arabia Saudita y prometiendo “seguir de cerca las investigaciones internacionales sobre este trágico incidente y defender la justicia”. 

El último relato de los saudíes admitió que se produjo un “encubrimiento” en los días posteriores a la muerte de Khashoggi, cuando el gobierno dijo que el periodista abandonó el consulado, pero se distanció del esfuerzo del príncipe Mohammed y otros miembros de la familia real. 

Tampoco respondió preguntas clave, como la ubicación del cuerpo de Khashogli, ni abordó los reclamos turcos de que el equipo saudí que abordó a Khashoggi incluyó personal de seguridad con estrechos vínculos con el Príncipe Mohammed y un médico forense bien conectado que llevaba una sierra para huesos.  

Es poco probable que la explicación desactive una creciente crisis política que ha atrapado a la administración Trump, que puso una estrecha relación entre Riyadh y Washington en el centro de su estrategia de política exterior. El senador Lindsey Graham (RS.C.), quien se ha convertido en un crítico abierto de Arabia Saudita en el Congreso mientras sigue siendo un aliado de Trump, tuiteó que “decir que soy escéptico de la nueva narrativa saudita sobre el Sr. Khashoggi es una subestimación. 

“Primero nos dijeron que el Sr. Khashoggi supuestamente abandonó el consulado y hubo una negación general de cualquier participación saudí”, escribió. “Ahora, se desata una pelea y él es asesinado en el consulado, todo esto sin el conocimiento de Crown Prince. Es difícil encontrar esta última ‘explicación’ como creíble”. 

Un problema potencial para los funcionarios estadounidenses podría ser que el Príncipe Mohammed esté liderando la investigación completa del asesinato de Khashogui, a pesar de las acusaciones de que pudo haber ordenado la operación que llevó a la muerte del periodista. 

Mohammed ha sido el eje de la alianza entre Estados Unidos y Arabia Saudita durante la administración de Trump, formando estrechos vínculos con el yerno de Trump y el asesor principal de la Casa Blanca, Jared Kushner .

Durante días, Trump ha enviado señales contradictorias sobre cómo planea responder a Arabia Saudita sobre Khashoggi.  El presidente reconoció el jueves que “ciertamente” parece que Khashoggi estaba muerto luego de que previamente se negó a especular sobre la situación. Trump también amenazó con consecuencias “muy graves” si se descubriera que los saudíes lo mataron. El presidente dijo que la noche del viernes preferiría “alguna forma de sanción” contra los saudíes y agregó que involucraría al Congreso en su proceso de toma de decisiones. 

Sin embargo, el presidente reiteró que no quiere gastar miles de millones de dólares en compras de armas sauditas, argumentando que perjudicaría a las empresas estadounidenses y pondría en peligro la alianza de las dos naciones.   “Preferiría que no utilicemos como retribución la cancelación de $ 110 mil millones de trabajo”, dijo en la mesa redonda de contratistas de la defensa.  

Trump afirmó sin ofrecer evidencia de que esos acuerdos de armas respaldan más de 1 millón de empleos en los Estados Unidos Trump había repetido previamente las negaciones de participación de Arabia Saudita e incluso había especulado con que los “asesinos deshonestos” podrían haber sido responsables de la muerte de Khashoggi, pero esa postura se volvió insostenible a medida que surgían nuevos detalles con respecto al asesinato del periodista. 

Arabia Saudita decidió presentar su nueva cuenta luego de que el Secretario de Estado Mike Pompeo sostuvo reuniones con funcionarios saudíes a principios de esta semana, durante los cuales los presionó para que realizaran una investigación completa del caso Khashoggi.  Pompeo dijo el jueves que Arabia Saudita tendría “unos pocos días más” para completar su investigación.  

Arabia Saudita ha enfrentado una creciente presión para explicar lo que le sucedió a Khashoggi, un ciudadano saudí que recientemente huyó a los Estados Unidos después de hacer declaraciones críticas sobre el liderazgo del reino. 

Los funcionarios sauditas habían dicho repetidamente que Khashoggi abandonó el consulado en Estambul el 2 de octubre y afirmaron que no tenían conocimiento de lo que le había ocurrido antes de reconocer su muerte el viernes. 

Esa explicación estaba en desacuerdo con las acusaciones turcas de que Khashoggi fue torturado, asesinado y desmembrado por un equipo de 15 agentes saudíes que volaron a Turquía para reunirse con él.  

Los funcionarios turcos dicen que tienen una grabación de audio del incidente respaldando sus reclamos, pero eso aún no ha sido confirmado por los Estados Unidos.