Apostaría que en cada casa de este mundo hay un remedio para la resaca, conocida también como cruda. Yo nunca supe lo que era hasta que me mudé a la Ciudad de México y probé el tequila. Madre de Dios, al otro día me quería morir. Por eso decidí que el mejor remedio era no pasarme de cierta cantidad de alcohol, que es casi nada. Apenas una probadita.

Pero bueno, sé que hay otras personas que se arriesgan aunque hayan pasado por esta experiencia más de una vez. Los remedios para esos malestares son abundantes.

Yo digo que cuando uno siente ese dolor de cabeza punzante, el estómago revuelto, fatiga y malestar general es capaz de probar cualquier cosa para recuperar las funciones normales del cuerpo.

Lo curioso de este tema es que aún no se sabe con exactitud por qué nos sentimos tan mal durante una resacaUna de las hipótesis apunta hacia las respuestas del sistema inmunológico, como afirma Adam Rogers en su libro “Evidencia: La ciencia del alcohol”.

Según Rogers, el exceso de alcohol generauna reacción inmunológica que hace que se liberen ciertas sustancias que causan inflamación, provocando diversos síntomas.

“Si alguna vez padeciste una resaca sabrás que se siente similar a tener una gripe”, resalta Rogers. “Simplemente te sientes mal, como si tuvieras alguna infección”, dice en su libro.

Así que si te pasas de copas esta Navidad y Año Nuevo, es muy probable que tu hígado y tu sistema inmunológico te estén pasando factura.

No obstante, la sabiduría popular ha creado múltiples remedios para atenuar esos síntomas.

Hay de todos tipos, pero recientemente The Guardian encuestó a varios propietarios de bares y hasta sumilleres para tratar de hacer una lista con las mejores curas. Una propuesta más, diría yo.

El sondeo arrojó los más increíbles remedios con bollos, marmite, jugo de pepinillo, el famoso haggis escocés, las tostadas francesas, micheladas, ramen, batidos, Campari con un café expreso, horchata con café y hasta los famosos Bloody Marys.

Del bollo a las curas extremas

Para Hannah Thurman, gerente del hotel Fox and Goose Inn en Hebden Bridge, West Yorkshire, Inglaterra, no hay nada mejor que un bollo con mantequilla cuando alguien se sienta crudo. ¿Por qué? “Solo pienso que son agradables, cálidos y un poco esponjosos”, explicó a The Guardian. También son gratificantes e inquebrantables, aseguró. “No son realmente complejos… son realmente fáciles de comer”.

Sin embargo, Andrew Pern, chef-propietario del Star Inn en Harome, North Yorkshire, apuesta mejor para la resaca con alimentos más extremos. Sugiere que lo mejor es un haggis con huevos. “Ahora puedes comprar rodajas de haggis o mini haggis. Freírlo, freír los huevos, y listo”.

Su lógica es que si tu estómago soporta esa comida tradicional escocesa, hecha a base de asaduras de cordero u oveja, mezcladas con cebollas picadas, harina de avena, hierbas y especias, todo ello embutido dentro de una bolsa hecha del estómago del animal, todo está bien entonces. Algo así como una cura de caballo, como dicen en mi tierra.

Luca Dusi, del bar de vinos del este de Londres, Passione Vino, igual prefiere este tipo de cura. “Cuando tengo resaca, lo que busco es una especie de castigo en lugar de algo que me haga sentir mejor de inmediato”.

Él se cura con Marmite, una pasta comestible para untar que está elaborada exclusivamente con extracto de levadura, obtenida como subproducto del proceso de elaboración de la cerveza.

“No estoy hablando de una untada suave de 1.5 g de Marmite en tostadas muy mantecosas. No, no, no. Una cucharadita llena, directamente a tu boca. Continúas con un par de vasos de agua y luego el jugo de pepinillos en vinagre, como aprendí en Polonia. O se queda adentro de tu cuerpo o va a salir muy rápido”, recomienda. ¿Quién se atreve?

Por suerte hay otras sugerencias un poco más dulces, como la de Maria Tamander, casera de Cleveland Arms en Paddington, Londres.

“Si tienes un poco de pan duro, ni siquiera necesitas salir a comprar pan fresco”, dice. Con suerte, también tendrás huevos, leche, sal y pimienta. Los combina, empapa el pan en la mezcla durante un par de minutos y luego lo fríe en mantequilla con sal. Luego, adiós a la cruda.

Con alcohol y más alcohol

Pero si de remedios se trata, no podemos obviar los que combaten la ingesta de alcohol con más alcohol.

Amy y Duncan Findlater, dueños del bar de vinos Smith & Gertrude en Edimburgo, recomiendan para la resaca un brillante shiraz del valle de Barossa en Australia. Ella dice que es especialmente reparador cuando se sirve frío, por lo que es posible que deba planificar la cruda con anticipación.

Otro famoso remedio son las micheladas, como asegura el mexicano Erik Wick, gerente de bar en el Zetter Townhouse Clerkenwell, en el centro de Londres. “Una michelada es efectivamente una cerveza Bloody Mary: la mayoría de los ingredientes que se tendrían para una Bloody Mary, pero menos de ellos, cubiertos con una cerveza”.

‘Él recomienda mezclar la sal de apio, el jugo de lima, la salsa Tabasco, la salsa Worcestershire y el jugo de tomate, la mezcla se vierte en un vaso hasta que el vaso esté medio lleno, luego se completa con cerveza. “Simplemente te hace sentir genial, para ser honesto”.

Batidos, horchatas y el famoso Bloody Mary

Tampoco se puede olvidar el consejo de James Billington, gerente de bar en el Talbot en Malton, North Yorkshire. Él apuesta por los batidos de frutas.

“Aunque puede requerir una gran cantidad de fuerza de voluntad, solo toma unos momentos”. Combina una cucharadita de miel con un plátano, 10 hojas de espinaca, 125 ml de jugo de naranja, una cucharada de hielo, un par de cucharadas de yogur y luego una pizca de jugo de maracuyá. Además, si el estómago aguanta, panqueques escoceses”. Y ahí quedó la resaca. Dice él.

El ramen igual puede ser otra opción contra la resaca, según Oli Husemeyer, codirector de Lord Nelson en Winthorpe, aunque no resulta nada fácil hacerlo en casa. Mejor ir a un restaurante japonés. Y listo.

Según Josh Castle, sumiller del bar de vinos Noble Rot en Bloomsbury, Londres, el Campari y el café exprés en partes iguales es un buen remedio. Marica Tonucci, gerente del bar del grupo de los restaurantes Palomar en Londres, recomienda la horchata con leches españolas y mexicanas.

Pero si ninguno de estos remedios le fueron efectivos, no podemos olvidar a los famosos Bloody Mary. Si son como los hacen en el gastropub Bull and Last en el norte de Londres, debes usar salsa Worcestershire, limón, ajo, cilantro, chile, jengibre, hierba de limón, sal de apio, pimienta, jugo de tomate y vodka.

Y si al final, nada resulta, puedes hacer como dice Joe Swiers, uno de los propietarios de ese bar: “Si puedes recordar, siempre bebe el último trago que tomaste la noche anterior. Eso generalmente me ayuda”.


LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here