HOLLYWOOD, 30 JULIO.- Que no cunda el pánico. Aunque la gala de los Emmy no vaya a celebrarse el próximo 20 de septiembre en el teatro Microsoft de Los Ángeles, tal y como dicta la tradición, los nominados tendrán igualmente la oportunidad de ofrecer sus discursos de agradecimiento si ganan, o poner su mejor cara de derrota si pierden.

Los productores ejecutivos del evento han enviado una carta a todos los que optan a los galardones más prestigiosos de la televisión informándoles de que la ceremonia se desarrollará en su lugar de manera virtual con Jimmy Kimmel como presentador y un equipo técnico de primera categoría, que les permitirá lucir sus mejores galas ante el resto del mundo desde la comodidad de sus casas.

“Estamos reuniendo a los mejores técnicos, productores y escritores para que trabajen codo con codo con vuestros equipos y asegurarnos así de que podamos grabaros (tanto a vosotros como a vuestros seres queridos o las personas con que elijáis compartir ese momento) en vuestros hogares, o en cualquier otra localización”, reza la misiva.

Antes de que comenzaran a llover las quejas por los estragos que podría causar una mala iluminación, la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión ha adelantado que no se escatimará en gastos para que la retransmisión esté altura de las mejores producciones de Hollywood.

“Vamos a hacer que quedéis fabulosos porque estamos estudiando las tecnologías más punteras para que podáis usar las mejores cámaras y focos posible”, han prometido.