¿Dieselgate? ¿Grandes plataformas arrojando porquería al aire? ¿Sedanes viejos y ruidosos como los de tu abuelo? ¡Olvídalo! Lo cierto es que, hoy en día, los motores diésel pueden ser tan eficientes como los motores a gasolina, y estar bajo el capó de atractivas camionetas, SUVs y hasta sedanes de lujo. Hay que conocerlos bien, sobre todo si estás pensando en estacionar un nuevo modelo en la entrada de tu casa. Entre los autos diésel vs gasolina, ¿cuáles son las verdaderas diferencias?

Autos diesel vs. gasolina

los autos diésel vs gasolina
Los autos diésel vs gasolina

Tanto los diésel como los a gasolina son motores de combustión interna (ICE). Esto significa que el combustible se mezcla con el aire cuando entra al motor y se comprime internamente, dentro de los cilindros. En algún momento, el combustible se enciende (explota), empuja un pistón hacia abajo y hace girar el cigüeñal, el cual está conectado a la transmisión del vehículo y que, finalmente, hace girar las ruedas. El pistón luego se mueve hacia arriba del cilindro, empujando los gases quemados fuera del motor por el tubo de escape. Este ciclo se repite varias veces por segundo.

Cuantos más cilindros tenga un motor, tenderá a funcionar con mayor fluidez, y mayor será también su potencia. Sin embargo, será también más complejo. La forma en que se configuran los cilindros influye en el rendimiento, la vibración y otros factores. Y esto es cierto tanto para los motores a gasolina como diésel.

Donde ambos motores divergen es en cómo se enciende el combustible dentro del motor. En un motor a gasolina, el aire y el combustible se comprimen y, en un punto crítico, una bujía enciende la mezcla. Pero en un motor diésel no hay bujías. La compresión extrema del diésel y el aire genera tanto calor que la mezcla explota espontáneamente. Esto se conoce como “ignición por compresión” y es la base de cómo funciona un motor diésel.

La diferencia de precio

autos diésel vs gasolina
Autos diesel vs gasolina

El combustible diésel, que es como el jarabe en comparación con la gasolina (más acuosa), tiene más fuerza en términos de energía por unidad de peso que ésta (por ejemplo, por galón o litro). Por lo tanto, aunque a menudo cuesta más que la gasolina, contiene más energía potencial, por lo que se requiere menos diésel que gasolina para lograr la misma cantidad de trabajo (en este caso, de distancia de manejo). En términos de costos comparativos, es una pequeña ventaja para cualquier combustible, dependiendo de la diferencia de precio, el vehículo y el estilo de conducción. Pero, en general, el costo final para usar cualquiera de los dos combustibles a lo largo del tiempo será casi el mismo.

Los propietarios de vehículos diésel también tienen otra opción de combustible: biodiesel, el cual está hecho de fuentes distintas al petróleo, como aceite de fritura o aceite vegetal. De hecho, los primeros motores diésel funcionan con combustible derivado del aceite de maní. Y aunque hacer tu propia gasolina en casa es muy complejo, peligroso y poco aconsejable, es posible hacer biodiésel de manera segura utilizando kits prefabricados.

Potencia: Caballos de fuerza vs. Torque

Ambos motores se miden en términos de potencia y par. Los caballos de fuerza son una medida de potencia, mientras que el par es una medida de la fuerza de torsión de un motor en la línea motriz. Grandes cantidades de ambos son geniales, pero si tienes muchos caballos de fuerza con poco par, tu vehículo tardará en arrancar. Es la torsión lo que hace que las cosas se muevan, razón por la cual los motores diésel se suelen usar en vehículo grandes. Son ideales para mover cargas pesadas porque tienen mucho torque, aunque no aceleran demasiado, ya que cuentan con menos caballos de fuerza en promedio que los motores a gasolina. Es la razón también por la que no se ven muchos autos deportivos con motores diésel bajo el capó.

Lo que los fabricantes de automóviles han descubierto es que a los conductores les encanta el torque, tanto en camionetas como en autos. Cuando pisas el acelerador, un automóvil con motor diésel tendrá una aceleración rápida. Junto con una transmisión capaz, los motores diésel modernos pueden ponerse en marcha rápidamente y a toda prisa. Y si bien no alcanzarán velocidades tan altas como los motores a gasolina, esto no suele ser problema para la mayoría de los usuarios, los cuales prefieren tener una potencia (par) de aceleración y un buen consumo de combustible en el mundo real, antes que poder alcanzar (en teoría) altas velocidades que, por lo demás, nunca alcanzarán en autopistas ni caminos públicos, a no ser que quieran ganarse una infracción o visita a la cárcel por manejo temerario.

Confiabilidad

Debido a que los motores diésel usan ignición por compresión, tienen mucha resistencia. Y debido a que provienen de un legado de caballos de batalla, tienden a ser confiables y requieren de poco cuidado. Solían ser pesados, pero con métodos de fabricación modernos su peso se ha reducido considerablemente y están actualmente casi a la par con los motores de gasolina.

Además, un motor diésel es más simple, ya que no tiene bujías ni el sistema eléctrico asociado a estas. En general, un motor diésel tiende a durar más que un motor a gasolina en términos de la cantidad de millas u horas antes de que necesite una revisión mayor, por lo que las facturas de reparación son más pequeñas y más espaciadas en el tiempo.

Contaminación

Esta es una de las razones por las que los motores diésel tradicionalmente han tenido mala fama, especialmente a raíz de Diéselgate. Pero hay que decir también que la tecnología ha avanzado y ha hecho estos motores más limpios que nunca. Además, muchos autos diésel ahora usan un aditivo llamado DEF, también conocido con el nombre de AdBlue. Se trata de un aditivo líquido que se mantiene en un pequeño tanque a y que se utiliza para que el escape del diésel sea más limpio.

Muchos automóviles diésel ahora usan un aditivo separado llamado DEF, también conocido como AdBlue. Se trata de un aditivo líquido a base de urea que se mantiene en un pequeño tanque a bordo del vehículo, y se utiliza para mantener el escape de diésel y hacerlo más limpio.

Ruido

Los primeros autos diésel sonaban como camiones, sí, pero una vez más, la tecnología moderna ha mitigado en gran medida esta situación. La contaminación acústica, a menudo asociada con los motores diésel antiguos, ha desaparecido junto con esas lejanas nubes de humo negro que iban dejando tras de sí.

¿Qué carros están disponibles con motores diésel?

Los modelos Colorado y Silverado de Chevrolet están disponibles con un motor turbodiésel bajo del capó, al igual que sus gemelos con la insignia GMC, la Canyon y la Sierra. Si eres un leal de Ford, tu única opción será la F-150. Alternativamente, se espera que la Ram 1500 regrese al diésel muy pronto y con más potencia que antes.

Los motores diésel están también en un todoterreno: el Jeep Wrangler finalmente estará disponible con uno de estos en los Estados Unidos. La Gladiator, que está estrechamente relacionada con el Wrangler, estará disponible con el mismo motor también muy pronto.

Jaguar-Land Rover también es un impulsor de la tecnología diesel limpia. Si no has manejado un diésel desde que Ronald Reagan estaba en la Casa Blanca, el Range Rover Td6 te dejará totalmente estupefacto. Para agregar contexto, el Range Rover con motor diésel entrega 22 mpg en la ciudad, 28 mpg en la carretera y 24 en un ciclo combinado, según la EPA. Pide el mismo SUV con un motor de gasolina de seis cilindros, y verás como esas cifras caen a 17, 23 y 19, respectivamente.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here