Unas vacaciones navideñas han situado en el ojo del huracán a Pedro Sánchez, presidente de gobierno de España, quien protagonizó una polémica en julio de 2018 tras utilizar la aeronave presidencial para asistir a un concierto de The Killers en Castellón, reseñó El Mundo de España.

Sánchez aterrizó el 29 de diciembre en Lanzarote a bordo de un Falcon 900B oficial del gobierno, acompañado de su esposa, sus dos hijas menores de edad y su mascota. De esta manera, el político dio inicio a sus vacaciones de fin de año en La Mareta, costa Teguise, en un palacio que el rey Hussein de Jordania regaló a Juan Carlos I, luego de haber cumplido una estadía en Las Marismillas para navidad, residencia que es propiedad del estado.

El presidente de gobierno ha estado involucrado en diversas controversias tras la utilización de helicópteros oficiales para su movilización, entre las cuales se encuentra su traslado a la boda de su cuñado en el verano pasado.

Por otra parte, su esposa Begoña Gómez ha sido acusada de protagonismo y de “suplantar” a la reina por ejercer como primera dama en actos a los que Doña Letizia no ha asistido.

Con información de El Mundo.