RIO DE JANEIRO, 02 DIC.- El equipo que deslumbró a América en 2019 se hunde poco a poco. Flamengo, con una de las nóminas más estelares del continente, claudicó en el intento de sumar su segunda corona consecutiva en la Copa Libertadores y su flamante entrenador, el mítico Rogério Ceni, quedó en la cuerda floja.

La defensa del cetro fue tormentosa y concluyó el martes con un ‘Maracanazo’ del argentino Racing en octavos de final. La salida del entrenador portugués Jorge Jesús a mitad de año fue un mazazo del que el ‘Fla’ no ha logrado sacudirse.

“El peso [de la eliminación] es gigantesco. La Libertadores tiene el mayor significado de los campeonatos que jugamos en Sudamérica. No hay cómo medir el tamaño, el perjuicio financiero, de confianza, lo que puede afectar para el día a día”, dijo Ceni tras la caída desde los once pasos.

Los reemplazos del portugués no pudieron emular su brillante herencia: cinco títulos, entre ellos la Libertadores y el Brasileirao en 2019, y el subcampeonato del Mundial de Clubes. En trece meses, el ahora entrenador del Benfica dejó más copas alzadas que partidos perdidos.

Primero fue Domènec Torrent, el exasistente de Pep Guardiola en Barcelona, Bayern Munich y Manchester City. Los intentos del español por implantar el juego de posición se estrellaron con irregularidades y goleadas en el campeonato brasileño, y la mayor paliza en la historia del Mengao en Libertadores: 5-0 ante Independiente del Valle.

Torrent fue despedido el 9 de noviembre, cuando Flamengo estaba a un punto del liderato del Brasileirao y clasificado a octavos de Libertadores y cuartos de Copa de Brasil. Hoy, en apenas tres semanas de mandato de Ceni, el popular equipo carioca está fuera de la copa internacional, de la copa local y a tres unidades del líder Atlético Mineiro.

Con el exgolero como mandamás, los rojinegros apenas han ganado uno de seis partidos.

¿Errores de manejo?

“La eliminación en la Libertadores, una más en el año, fue un golpe de realidad para el Flamengo (…). El equipo fue incapaz nuevamente de transformar su superioridad técnica en desempeño”, escribió Fred Huber en el portal Globo Esporte.

Ceni heredó prácticamente la misma nómina que consagró a Jesús en América, con el refuerzo del chileno Mauricio Isla, titular en La Roja.

Salvo la ida de Rafinha al Olympiacos griego, el ‘Fla’ mantuvo una base en la que abundan estrellas, como los internacionales brasileños Rodrigo Caio, Everton Ribeiro, Pedro, Gabigol, Filipe Luis o Diego Alves, así como el uruguayo Giorgian de Arrascaeta e Isla. Pocos equipos sudamericanos tienen hombres de esa talla.

Ante Racing, el equipo fue puro poderío ofensivo. Incluso tuvo espasmos del cuadro de Jesús, pero el portero Gabriel Arias fue un muro impenetrable para un Flamengo que sintió la ausencia del lesionado Gabigol.

Sin embargo, el hombre que tiene el récord del arquero más goleador de la historia, con 132 tantos, es fuertemente criticado por sostener a hombres como Gustavo Henrique y Vitinho. El zaguero erró en el gol de Racing y el atacante pifió varias opciones de marcar.

La ‘torcida’ rojinegra protestó a las afueras del Maracaná tras la eliminación y centró sus críticas en ambos jugadores, y también en el entrenador. Ceni fue cuestionado por sacar a Everton Ribeiro y a De Arrascaeta, dos talentosos, para buscar el empate con velocidad en las bandas.

“El resultado final no expresa todo lo que este equipo produjo”, justificó Ceni, de 47 años, que en el ‘Fla’ enfrenta el mayor reto de una corta carrera como entrenador, iniciada en 2017 y con pasos por Fortaleza, Sao Paulo y Cruzeiro.

Por ahora, el futuro del mítico exportero en el país que más cambia de técnicos es un misterio. Al término del juego, el desconsuelo no se apiadaba de su rostro, pero el DT prometía seguir trabajando para intentar colorear una temporada bien sombría.

“A pesar del poco tiempo, Rogério Ceni solo tiene una solución: gana el Brasileirao, que sinceramente no creo que ocurra, o puede empezar a buscar club para el año que viene”, dijo el comentarista Renato Maurício Prado en el programa deportivo Fim de Papo.