La líder opositora peruana Keiko Fujimori, dos veces candidata presidencial y actualmente encarcelada, está evaluando si se postula en los comicios legislativos del 26 de enero, convocados tras la disolución del Congreso, dijeron allegados el viernes.

“Si Keiko Fujimori decide ser candidata, definitivamente su grupo político la va a apoyar”, declaró la parlamentaria cesada Milagros Salazar, vocera del partido fujimorista Fuerza Popular (derecha populista), el más votado en 2016.

“Es una decisión personal de ella, si cumple todos los requisitos, si no hay nada que lo impida”, agregó en alusión a que está presa por el escándalo de la constructora brasileña Odebrecht, que salpica también a cuatro expresidentes peruanos.

Candidata presidencial en 2011 y 2016, Keiko puede postularse a los comicios aunque esté en prisión preventiva, según la ley peruana. Quedaría inhabilitada si fuese condenada.

“Nos gustaría (que Keiko sea candidata), pero es una decisión personal, vamos a esperar”, dijo por su lado el cesado legislador fujimorista Mario Mantilla.

La primogénita del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), quien cumple una condena de 25 años de cárcel, está en prisión desde el pasado 31 de octubre mientras avanza la investigación de la fiscalía en su contra.

Un tribunal ordenó inicialmente su reclusión por 36 meses, pero la Corte Suprema la redujo a 18 meses, por lo que sería liberada en abril de 2020.

Su hermana Sachi presentó hace unas semanas un recurso de amparo en favor de Keiko ante el Tribunal Constitucional, cuyo fallo se conocerá próximamente. Éste es el último recurso para que salga libre anticipadamente.

Keiko, de 44 años, es acusada de lavado de activos por supuestos aportes ilícitos de campaña de Odebrecht.

Aunque no era parlamentaria, Keiko manejaba desde las sombras los hilos del Congreso, que acorraló al presidente Pedro Pablo Kuczyinski hasta forzarlo a renunciar en 2018. Después trató de hacer lo mismo con Vizcarra, pero sin éxito.

Paralelamente, la fiscalía fue cerrando el cerco en torno a los investigados en el caso Odebrecht, lo que llevó a Keiko a prisión. En el último tiempo su popularidad ha caído vertiginosamente, tras haber estado cerca de ganar la presidencia en 2016.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here