Justicia de paz en Colombia evalúa sancionar a ex jefe negociador de FARC

La justicia de paz en Colombia evalúa sancionar al segundo de la disuelta guerrilla de las FARC, Iván Márquez, incluida la posibilidad de ser expulsado del proceso, por presuntos incumplimientos al histórico acuerdo que acabó con medio siglo de conflicto armado.

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) “ordenó la apertura de incidente de verificación de cumplimiento contra Iván Luciano Márquez”, exjefe negociador de los rebeldes en los diálogos en La Habana, cuyo paradero se desconoce desde mediados de 2018.

En un auto, el tribunal sostuvo que “las reiteradas inasistencias de Márquez a los llamados de la JEP, más su afirmación de que ‘fue un error haber entregado las armas'(…), le permiten advertir un posible incumplimiento de su obligación de aportar verdad plena” para esclarecer los mayores crímenes de la guerra.

La JEP establece que el incumplimiento de un exguerrillero, militar o civil con los compromisos adquiridos al someterse a esa justicia transicional podría derivar en sanciones que incluyen la expulsión y la pérdida de los beneficios jurídicos, políticos y económicos del acuerdo.

En caso de ser expulsado, deberá enfrentarse a la justicia ordinaria.

El tribunal de paz inició el proceso contra Márquez luego de que el lunes se venciera el plazo para que compareciera ante los magistrados en un caso de miles de secuestros atribuidos a la otrora guerrilla comunista por el que están citados los 31 principales excomandantes de las FARC.

Márquez, vinculado desde junio de 2018 al caso de “retenciones ilegales”, desatendió en dos oportunidades el llamado del tribunal a contar su versión alegando falta de garantías, aunque la JEP estimó que no aportó “las pruebas que justifiquen” su inasistencia.

Además, el líder rebelde publicó el 20 de mayo en Twitter una carta dirigida a los excombatientes en proceso de reincorporación en la que afirma que fue un “grave error” entregar las armas.

El mensaje de su misiva fue inferido por los magistrados como una muestra de que “rechaza su compromiso con el acuerdo”.

El líder máximo de la exguerrilla, Rodrigo Londoño (Timochenko), marcó distancia con Márquez tras su posición y reiteró el compromiso de las FARC con lo convenido.

La JEP también abrió un proceso en el mismo sentido que el de Márquez contra José Manuel Sierra (Aldinever), con lo que ya son tres los exjefes que podrían ser expulsados del proceso tras la orden de captura lanzada en abril contra Hernán Darío Velásquez (El Paisa).

Márquez y Velásquez tomaron distancia del proceso de implementación de la paz tras la captura en abril de 2018 con fines de extradición del líder rebelde Jesús Santrich, acusado en Estados Unidos de narcotráfico y cuya libertad fue ordenada la víspera por la Corte Suprema de Justicia.

El acuerdo de paz que dio origen a la JEP prevé otorgar penas alternativas a la cárcel a quienes confiesen sus crímenes, reparen a las víctimas y se comprometan a nunca más ejercer la violencia, sean guerrilleros o militares.