LONDRES, 27 oct (Reuters) – La estrella de Hollywood Johnny Depp conocerá el 2 de noviembre el resultado de su acción por difamación contra un periódico británico, que lo calificó de “golpeador de esposa”, un fallo que podría tener un impacto duradero en la carrera del actor.

Depp, de 57 años, demandó a News Group Newspapers, editora del Sun, y a uno de sus periodistas, Dan Wootton, por un artículo de 2018 que decía que había sido violento con su exesposa, la actriz Amber Heard, de 34 años, y que cuestionaba su elección en la franquicia de películas “Fantastic Beasts and Where To Find Them”.

Tanto Depp como Heard prestaron declaración ante el juez Andrew Nicol durante audiencias de tres semanas en el Tribunal Superior de Londres, dejando al descubierto sus tempestuosas vidas y haciendo acusaciones de abuso doméstico grave, consumo de drogas y aventuras amorosas.

La pareja se conoció mientras filmaba “The Rum Diary” en 2011 y se casó en febrero de 2015, pero Heard solicitó el divorcio 15 meses después.

Depp dijo al tribunal que nunca fue violento con sus exmujer, que ella mentía y que fue Heard quien lo había atacado en numerosas ocasiones. El actor contó que perdió la punta de un dedo después de que su exesposa le arrojara una botella de vodka durante una feroz pelea.

Heard dijo que Depp se convertía en un alter ego celoso, “el monstruo”, después de darse atracones de drogas y alcohol. Y que a menudo había amenazado con matarla, dijo en las audiencias, detallando 14 eventos de violencia extrema cuando contó que el actor la estranguló, golpeó, abofeteó y pateó.

Nicol emitirá su sentencia el 2 de noviembre a las 1000 GMT, dijo la Oficina de Prensa Judicial. Por las restricciones del COVID-19, el fallo se dictará de forma remota y no se llevará a cabo ningún evento en el edificio del Tribunal Superior.

El juez debe decidir si el artículo del Sun provocó “daño grave” a la reputación de Depp y si las acusaciones hechas por el periódico eran sustancialmente ciertas.

*Reporte de Michael Holden y Estelle Shirbon. Editado en español por Lucila Sigal/Reuters