El capitán del Ejército, diputado federal desde 1991 y dueño de una extensa lista de declaraciones polémicas, Jair Messias Bolsonaro materializó en votos el apoyo que cultivó y amplió a partir de las redes sociales y en viajes por Brasil. Para catalizar, con un discurso conservador, el sentimiento contra la corrupción, el PT y el propio sistema político, el candidato PSL fue elegido el domingo (28), a los 63 años, Presidente de la República .

Superó en la campaña la pequeña estructura del PSL y la falta de alianzas con grandes subtítulos. Fue criticado por exaltar la dictadura y sus declaraciones polémicas. Y sobrevivió a un atentado. El 6 de septiembre, Bolsonaro fue llevada a hombros por los seguidores en Juiz de Fora (MG) cuando fue atacado por un hombre con un cuchillo que le atravesó el abdomen . Se sometió a cirugías, pasó tres semanas internado y concentró la campaña en las redes sociales.

Aunque está en la política desde hace tres décadas, vendió la imagen de que no es un político tradicional. Ganó apoyos fuera de su base política, en Río, y en los diversos estratos de la sociedad.

La decisión de ser candidato

Días después de la reelección de Rousseff (PT) en 2014, el diputado estaba en la casa donde vive con la familia en Río de Janeiro, solo a la mesa, cuando tomó la decisión de concurrir a la Presidencia de la República.

Él dice que no había nadie a su lado. “Nadie, después llegué a mi esposa, fue la segunda persona que tomó conocimiento, y luego botamos el plan en funcionamiento, nadie lo creía.

“De vez en cuando, yo confieso, hasta yo hablaba: ¿es que estoy en el camino correcto?”

Para general Mourao Hamilton (PRTB), ahora vicepresidente electo , Bolsonaro cuenta de que el mensaje de las urnas en 2014, después de la estrecha victoria del candidato del PT, Dilma Rousseff, Aécio Neves, el PSDB.

“La última elección demostró que la ola de izquierda estaba acabando y que la gente quería una nueva forma de hacer política”, informó el general. 

Él saltó de 120.600 votos en 2010 a 464.500 en 2014, el diputado federal más votado de Río de Janeiro.

Jair Bolsonaro (PP-RJ) hace un corazón con las manos al presidir sesión en el plenario de la Cámara de Diputados - Foto: Dida Sampaio / Estadão Contenido
Jair Bolsonaro (PP-RJ) hace un corazón con las manos al presidir sesión en el plenario de la Cámara de Diputados – Foto: Dida Sampaio / Estadão Contenido

Antes de la elección, en abril de 2014, ya había anunciado de la tribuna de la Cámara que colocaba su nombre a disposición del PP para concurrir a la Presidencia con la “cara de la derecha”, pero fue ignorado por la propia leyenda, que apoyó la campaña de ” Dilma.

En aquella época, Bolsonaro ya sabía para qué dirección quería llevar el país. “Estoy dispuesto en 2018, sea lo que Dios quiera, intentar jugar a la derecha ese país”, dijo en noviembre de 2014 en la Academia Militar de las Agujas Negras, en Resende (RJ).

“¿Cuál es la cara de la derecha, que es mi cara? Es la defensa de la reducción de la mayoría de edad penal. Es una política de planificación familiar. Es la defensa de la familia contra el kit gay. Es la revocación del Estatuto del Desarme. Es el fin de la industria de demarcación de tierras indígenas. Es el respeto y la valorización de nuestras Fuerzas Armadas “, dijo Bolsonaro en la oportunidad.

“Con él, no tiene políticamente correcto. “Las personas pueden extrañarse, pero ve que él es franco y no tiene miedo de posicionarse”, afirma el presidente licenciado del PSL Luciano Bivar, que se reelegió diputado en esta elección.

“Mito, mito, mito …”

A finales de 2014, recién electo para el séptimo mandato consecutivo, el diputado recorrió el país, realizó carruajes, estampó camisetas y adhesivos, posó para “selfies” con electores y pronunció charlas. Ganó un público joven y ligado en las redes sociales, que lo apodó de “mito” y distribuyó memorias con frases de lo político.

Y pasó a compartir en las redes sociales todo lo que vivía y hacía, cada momento. Como el vídeo de una protesta contra la corrupción en Copacabana, el 15 de marzo de 2015, en la que escuchó de partidarios: “Uno, dos, tres, cuatro, cinco mil … queremos a Bolsonaro presidente de Brasil!”. O el registro de una visita a Belén también en 2015: “Así, cada día, nos quedamos más capacitados para dar un vuelo más alto”.

En el segundo semestre de 2015, fue recibido a los gritos por sus futuros electores en aeropuertos concurridos en Fortaleza (“Bolsonaro, guerrero, orgullo brasileño!”), Cuiabá (“Mito, mito, mito …”), João Pessoa (“Olé , olé, olé … mito, mito! “), Manaus, entre otros. La reacción lo dejó confiado en el futuro.

Sobre el apodo de “mito”, Bolsonaro ya dijo:

“Mito, no sé de dónde vino eso. Hasta he jugado, debe ser de mi apodo de niño, ‘parmito’.

El plan presidencial pasó a ser revelado en 2015 para colegas, que no tomaban en serio la viabilidad de la empresa, ya que la polarización entre PT y PSDB parecía sólida. El general Mourão fue buscado en la época.

“Allí por 2015 él dijo que podría necesitar de mí en algún momento, pues quería un vice de absoluta confianza. Me paradinho “, dijo el general, que fue a la Reserva del Ejército en 2018 y se convirtió en el vicio de la placa Bolsonaro después de la retirada de otros nombres.

El candidato a la presidencia por el PSL, Jair Bolsonaro, posa para una foto al lado del general Mourão durante su posesión en la presidencia del Club Militar, en el centro de Río de Janeiro, en junio de 2018 - Foto: Fábio Motta / Estadão Contenido
El candidato a la presidencia por el PSL, Jair Bolsonaro, posa para una foto al lado del general Mourão durante su posesión en la presidencia del Club Militar, en el centro de Río de Janeiro, en junio de 2018 – Foto: Fábio Motta / Estadão Contenido

En el caso de Bolívar, el presidente de la Cámara de Diputados, José Luis Rodríguez, se reunió con el presidente de la República, José Luis Rodríguez.

Infancia en el interior paulista

Electo siete veces diputado federal por Río de Janeiro, Jair Bolsonaro creció en el interior de São Paulo. Uno de los seis hijos de la pareja Percy Geraldo y Olinda, nació el 21 de marzo de 1955, en la ciudad de Glicio, que tiene poco más de 4.000 habitantes, pero fue registrado en Campinas.

La devoción de la madre por la religión y la pasión del padre por fútbol acabaron dando el nombre de bautismo del nuevo presidente de Brasil: Jair Mesias Bolsonaro.

“Nací en 1955, mi querida madre todavía está viva, una gestación bastante complicada, ella como católica, puso el nombre en mí, puso uno de mis nombres de Mesías, pero no soy el salvador de la patria. Quien va a salvar esa patria somos nosotros , Que se celebrará en la ciudad de Jair, en la que participará en la ceremonia de inauguración.

El padre del futuro presidente pasó con la mujer y los hijos por varias ciudades hasta que se fijó en Eldorado, municipio donde la familia aún vive, a unos 250 km de São Paulo. Percy falleció en la década de 1990.

En una entrevista a la revista “Crecer”, en 2015, Olinda relató que el hijo era un chico “humilde”, “manso” y “reservado”, que no era dado a “hablar tontería”. El chico magro y de ojos azules vivió en la tranquila ciudad del Valle del Ribeira entre estudios, partidos de fútbol y pesquerías.

En Eldorado, cuando tenía 15 años, Bolsonaro cuenta que ayudó a soldados del Ejército que necesitaban encontrar los mejores caminos por la selva. Ellos estaban en busca del guerrillero Carlos Lamarca, uno de los líderes de la lucha armada de izquierda en Brasil en los años 70.

“Yo andaba en toda la región, yo extraía palmito nativo del bosque, más allá de mucho tiempo en una granja de nombre Kirongozi, así que esa conversación de características de la mata pasó mucho por mí conversando con el personal del Ejército que estaba acampado allí”, dijo.

Carrera en el Ejército

Decidido a entrar al Ejército, Bolsonaro cambió a Sao Paulo por Río de Janeiro. Concluyó en 1977 el curso de la Academia Militar de las Agujas Negras (Aman), en Resende (RJ).

Con aptitud para deportes, como el atletismo, hizo el curso de la Escuela de Educación Física del Ejército.

El diputado Alberto Fraga, policial militar, recuerda la amistad que comenzó durante el curso y se mantuvo a lo largo de los años cuando se reencontraron en la Cámara de Diputados.

Fraga cuenta que Bolsonaro era un “baita de un corredor” y se destacaba en el pentatlón militar, modalidad deportiva que incluye carrera, tiro con rifle y lanzamiento de granada (no explosiva), lo que le dio el apodo de “Caballo” o ” Cavalão”.

El amigo lo describe como una persona “correcta” y preocupada por los demás, que “peleaba con los colegas del Ejército para defender a los policías militares” que también hacían el curso.

“Tuvo un episodio interesante. En la travesía marítima Flamengo-Urca, yo venía nadando junto con él, y un compañero tuvo calambres de abdomen en medio de la travesía. Yo lo vi gritando y nadei hasta cerca de él, el Bolsonaro también llegó y lo ayudamos hasta llegar el barco [para sacarlo del agua]. “Siempre ha sido un buen socio”, cuenta Fraga sobre la tradicional prueba que marca el término del curso.

Después, Bolsonaro hizo cursos de salto en la Brigada Paraquedista del Río y de buceo autónomo en el Cuerpo de Bomberos de Río.

Reclamación sobre sueldo y elección para concejal

En el Ejército, Bolsonaro llegó al puesto de capitán. Según el general Hamilton Mourão, con quien convivió cuando estaba en la activa, Bolsonaro demostraba “coraje moral” para sostener opiniones y era “determinado”.

En 1986, quedó preso por 15 días después de escribir un artículo en la revista “Veja” reivindicando aumento de salario para los militares.

“Soy un ciudadano brasileño cumplidor de mis deberes, patriota y portador de una excelente hoja de servicios. A pesar de eso, no puedo soñar con las necesidades mínimas que una persona de mi nivel cultural y social podría anhelar “, escribió Bolsonaro.

El texto rindió 15 días de prisión al militar por indisciplina, según el diario “O Globo”.

En 1987, la revista publicó que Bolsonaro y otro militar planeaban explotar bombas para presionar al mando del ejército a reajustar salarios. Bolsonaro negó las acusaciones de la revista. El caso llegó al Superior Tribunal Militar y el capitán fue absuelto.

En el mismo año del juicio, Jair Bolsonaro decidió cambiar el uniforme por la chaqueta y corbata. Fue elegido concejal en Río de Janeiro y, por eso, fue a la reserva en el Ejército.

En el Parlamento

La trayectoria de Jair Bolsonaro como concejal fue corta. En 1990, dos años después de ser elegido, el militar de la reserva conquistó el primero de los siete mandatos consecutivos de diputado federal – en el período, pasó por los partidos PDC, PPR, PPB, PTB, PFL, PP, PSC y PSL.

Bolsonaro tomó posesión en 1991 en la Cámara de Diputados. De la tribuna, criticó a los presidentes por el trato conferido a las Fuerzas Armadas, cobró reajustes salariales, resaltó hechos de la dictadura militar y defendió el control de la natalidad como forma de combatir la miseria.

Bolsonaro aún fue uno de los principales críticos de un proyecto dirigido al público adolescente que el Ministerio de Educación estudiaba adoptar en las escuelas para discutir la diversidad y combatir la homofobia.

“La relación entre un hombre y una mujer ya no es normal. ¿A dónde vamos a parar? “, Se quejó en 2011.

De vez en cuando, la lengua aguda y las actitudes del parlamentario rindieron representaciones en el Consejo de Ética de la Cámara o acciones en la Justicia. Fue objeto de cuatro procesos desde la instalación del consejo.

Uno de los embates más emblemáticos a lo largo de su trayectoria en la Cámara fue con la diputada María del Rosario (PT-RS). En 2014, Bolsonaro repitió de la tribuna ofensas contra la parlamentaria diciendo que sólo no la violaba porque ella “no merecía”.

Fue condenado por el Tribunal Superior de Justicia (STJ) a pagar una indemnización por daños morales. Bolsonaro también es reo en el Supremo Tribunal Federal (STF) por apología al crimen de violación e injuria.

Como diputado, Bolsonaro votó a favor de los impeachments de los presidentes Fernando Collor (1992) y Dilma Rousseff (2016) y por la prosecución de las dos denuncias presentadas por la Procuraduría General de la República (PGR) contra el actual presidente Michel Temer (2017).

En la gestión de Temer, el parlamentario votó a favor de la reforma laboral y de la enmienda que estableció el techo de gastos. En el pasado, según reportaje del diario “O Globo”, no tuvo el perfil liberal que propagó en la campaña: votó contra el Plan Real, contra la quiebra de los monopolios del petróleo y de las telecomunicaciones y contra las reformas administrativa y de la Previdencia.

Bolsonaro intentó por cuatro veces presidir la Cámara. No consiguió. Durante la vida parlamentaria, aprobó dos proyectos que se convirtieron en ley:

  • Proyecto que extendía el plazo para exención del Impuesto sobre Producto Industrializado (IPI) para bienes de informática;
  • Proyecto que autorizaba el uso de la fosfoetanolamina, la “píldora del cáncer”, cuya investigación fue suspendida por no tener eficacia comprobada en pruebas.

Polémicas y explicaciones

Los analistas políticos, adversarios e incluso aliados dudaban que el diputado con 28 años de Congreso pudiera llegar al Palacio del Planalto.

“Él me había dicho: ‘Mira, este es mi último mandato aquí, no quiero más, voy a disputar la Presidencia de la República.’ Y yo dije: ‘Chico, intenta el Senado, el Senado es el mejor cuadro para usted “Usted se elige tranquilamente.” Aún jugué con él: ‘Usted sabe que somos gente polémica’, recuerda el diputado federal Alberto Fraga (DEM-DF), que conoce a Bolsonaro desde los años 70.

Sobre las polémicas, el amigo tenía razón. Bolsonaro era más conocido por las declaraciones que dio. Creó polémica:

  • Con los homosexuales: “Prefiero que mi hijo murió en un accidente que aparecer con un bigote en torno a mí que va a haber incluso muerto.” (Revista “Playboy”);
  • Al negar la dictadura militar: “Y pasamos, Sr. Presidente, 20 – período del año, no dictadura, sino un sistema de autoridad, en la que Brasil ha crecido, hemos tenido pleno empleo, el respeto de los derechos humanos – porque hoy en día. la violencia está ahí fuera, la seguridad, el amor a la patria y la democracia. Y aún más, ningún presidente militar o militar enriqueció, respondió a cualquier proceso por corrupción “(20/11/2013);
  • El honor durante el juicio político de Rousseff, ex Ustra brillante , el primer militar condenado por la justicia brasileña para la tortura durante la dictadura militar: “En la memoria del Coronel Carlos Brilhante Ustra, el temor de Dilma Rousseff” (al votar el 17/04/2016).

En la campaña, fue explicando las polémicas.

En una entrevista con el diario nacional, cobrado, pidió disculpas por la frase sobre preferir un hijo muerto a un hijo gay: “No, tiene mucho gay que es padre, que es madre, y concuerda conmigo, las declaraciones fueron fuertes, fueron algunas caneladas. hasta disculpas, pero fue un momento de alta temperatura en comisiones, que casi hubo vías de hecho en muchas discusiones, porque el activismo LGBT llevaba para ello “(JN, 28/09/2018).

“Ningún país del mundo tiene lo que tenemos: riquezas minerales, biodiversidad, agua potable, regiones turísticas, tenemos todo, todo para ser una gran nación, para eso tenemos que unir (…) unir los pedazos que nos hizo el gobierno de la izquierda en el pasado, poniendo de un lado negros y blancos, jugando a nordestinos contra suristas, jugando a padres contra hijos, incluso quienes tienen opción sexual, homo contra héteros “(en pronunciamiento después la victoria en el primer turno, el 07/10).

“No hay nada contra los homosexuales, cada uno va a ser feliz de la manera que entiende, pero querer imponer en las escuelas precozmente que los niños despierten para el sexo, no, Haddad” (en entrevista, 11/10 ).

Y también en el Jornal Nacional, el 8 de octubre, defendió la democracia y la Constitución brasileñas: “Estamos disputando las elecciones porque creemos en el voto popular, y seremos esclavos de nuestra Constitución”.

La primera dama de Brasil a partir del 1 de enero de Michele Bolsonaro refuta la imagen que hicieron oponentes del presidente electo. “Él no es nada de eso. Él es tachado, él no es esa persona que hablan. Yo soy prueba de ello. Quien convive con nosotros también. Entonces, así, es una infelicidad de quien habla que él es racista, machista, homofóbico, es todo mentira.

“¿Cómo es en casa?”, Preguntó un reportero. “Un príncipe. Un maridón.

Jair Bolsonaro, acompañado de su esposa Michelle, vota en la Escuela Municipal Rosa da Fonseca, en el barrio de Vila Militar, zona norte de Río, el domingo (28) - Foto: Estadão Contenido / Wilton Junior
Jair Bolsonaro, acompañado de su esposa Michelle, vota en la Escuela Municipal Rosa da Fonseca, en el barrio de Vila Militar, zona norte de Río, el domingo (28) – Foto: Estadão Contenido / Wilton Junior

Hijos en la política

Bolsonaro es descrito en la vida personal como un sujeto “familiar” y “juguetón”, distante del estilo duradero de los embates políticos.

Tiene cinco hijos con tres compañeras diferentes. La actual mujer se llama Michelle, con quien el político tuvo la única hija, Laura.

Los relatos de aliados indican que el capitán tiene pocas personas en su círculo de confianza, con espacio de destaque para los tres hijos del primer matrimonio: Carlos, Flávio y Eduardo.

Los tres se volvieron políticos. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, anunció hoy que el presidente de Brasil, José Luis Rodríguez, “no tiene nada que ver con el fútbol”. el diputado federal.

Los tres hijos ayudaron al padre a trazar su estrategia política y digital. A través de las redes sociales y de grupos de mensajes en WhatsApp, Bolsonaro se volvió “Bolsomito” y consolidó la imagen de candidato de derecha con un lenguaje simple y directo, divulgado en cartas, gifs y videos compartidos en serie.

Jair Bolsonaro con los hijos Carlos, Flávio y Eduardo - Foto: Flickr / familia Bolsonaro
Jair Bolsonaro con los hijos Carlos, Flávio y Eduardo – Foto: Flickr / familia Bolsonaro

A diferencia de otros candidatos que refuerzan la comunicación digital sólo en período electoral, Bolsonaro mantuvo atención constante en las redes, estrategia que resultó en una legión de seguidores.

A principios de 2014, Bolsonaro tenía 204 mil seguidores en Facebook. En cuatro años, el número saltó a casi 8 millones. En Twitter, llegó a 1,9 millones y en el Instagram, a 5,4 millones de fans. Los números son de 26 de octubre.

En la misma fecha, su adversario Fernando Haddad (PT) tenía 1,7 millones de seguidores en Facebook, 931 mil en Twitter y 975 mil en el Instagram.

“Fue mi hijo, el cero dos, Carlos, él empezó a usar ya principios de 2015 pasé a ser el dueño de las materias de Facebook, pasé a ser el dueño”, dijo Bolsonaro a TV Globo.

Un amigo, que él no dice el nombre, es el responsable del tono de los mensajes. “Hoy es un tipo bastante amigo, un segundo teniente del Ejército que vive en Brasilia. Entonces, mando a él WhatsApp, y de ahí: ‘Cabra de la peste, puedo poner eso ahí?’ El hombre tiene cabeza, ¿no? No es en la redacción, él ayuda mucho en el sentimiento “, cuenta el presidente electo.

Cuando faltaba poco más de una semana a la segunda vuelta, el diario Folha de S.Paulo denunció un supuesto esquema de envío de mensajes masivos en el WhatsApp contra el candidato del PT, Fernando Haddad. Bolsonaro negó cualquier relación con el supuesto esquema.

El TSE abrió una investigación sobre el caso. La PGR pidió a la Policía Federal abrir una investigación para investigar la campaña de los dos candidatos, y no solamente de Bolsonaro.

En las calles, las posiciones polémicas provocaron reacciones diferentes en los brasileños. Parte de la población combatió sus ideas, pero otra parte se identificó con Bolsonaro. El sábado 29 de septiembre, miles de personas tomaron las calles en los 26 estados de Brasil y en el Distrito Federal para decir “él no”. Al día siguiente, simpatizantes del candidato hicieron manifestaciones en 17 estados y en el Distrito Federal para decir “él sí”.

En octubre, hubo nuevas manifestaciones. El día 20, actos contra Bolsonaro ocurrieron en 29 ciudades del país. El día 21, partidarios de Bolsonaro participaron de manifestaciones en 57 ciudades.

Ataque 

Con un discurso antipetista fuertes en defensa de la familia, de orden y autoridad, Bolsonaro llevó la mayor parte de la carrera por el presidente, incluso después de haber sido obligado a detener la campaña debido al ataque que sufrió en Juiz de Fora, 6 de septiembre. Adélio Obispo de Oliveira lo atacó con un cuchillo de 25 centímetros en la región del abdomen. Actualmente, el agresor está preso preventivamente en la Penitenciaría Federal de Campo Grande.

Jair Bolsonaro es rescatado poco después de haber llevado una cuchillada en Juiz de Fora (MG) - Foto: Fábio Motta / Estadão Contenido
Jair Bolsonaro es rescatado poco después de haber llevado una cuchillada en Juiz de Fora (MG) – Foto: Fábio Motta / Estadão Contenido

Bolsonaro fue llevado a la Santa Casa de Misericordia de Juiz de Fora, donde pasó por la primera cirugía. Recibió dos litros de sangre para compensar la enorme hemorragia. Los médicos identificaron tres perforaciones en el intestino delgado y una lesión en el intestino grueso. Cortaron un pedazo de cerca de 10 centímetros del intestino grueso y realizaron una colostomía. Bolsonaro se quedó con una bolsa externa para almacenar las heces.

En la UTI, junto a sus hijos y amigos, describió el momento del ataque. “Yo estaba muy preocupado que parecía sólo un golpe en la boca del estómago. Nosotros ya llevamos una bolada en el fútbol, ​​el dolor era insoportable y parecía que había algo más grave sucediendo. Este equipo maravilloso y bendecido por Dios detectó y evitó que el mal más grande sucediera.

Al día siguiente del ataque, el 7 de septiembre, el entonces candidato del PSL fue trasladado al hospital Albert Einstein en Sao Paulo. Tres días después, pasó por una nueva cirugía a causa de una inflamación que provocó una adherencia -una obstrucción- en el intestino.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, En casa, Bolsonaro cuenta que el atentado lo hizo pensar aún más en la hija menor, Laura, de 8 años. “Ella se enteró de siete días sólo lo que le pasó a su padre. Mi gran preocupación es no dejarla huérfana. Tal vez eso me dé fuerza.

Como hasta hoy se recupera de la cirugía, en los últimos 50 días prácticamente no fue a las calles. Sin embargo, la mayoría de los electores lo eligió.

Equipo del nuevo presidente

El diputado Onyx Lorenzoni (DEM-RS) se adhirió al proyecto en 2017 e integró el núcleo duro de la campaña, junto a los hijos de Bolsonaro, el general de la reserva del Ejército Augusto Heleno, el abogado, Gustavo Bebbiano, que interinamente preside el PSL, y el economista Paulo Guedes, especie de embajador de la candidatura junto al mercado y que deberá encabezar el equipo económico. Con Guedes, la campaña pasó a defender una agenda más liberal para la economía, con menor presencia del Estado.

- Jair Bolsonaro Paulo Guedes en el Hospital Albert Einstein, en São Paulo - Foto: Archivo personal
Jair Bolsonaro Paulo Guedes en el Hospital Albert Einstein, en São Paulo – Foto: Archivo personal

Para Onyx, el impeachment de Rousseff, que terminó 13 años de gestión del PT en 2016, reforzó la imagen de Bolsonaro junto al elector como la antítesis de la izquierda brasileña, punto reiterado en la campaña electoral.

“El Jair tiene como característica ser un tipo francano, ¿no? Él dice lo que él piensa. […] De aquí a poco usted sube el tono más allá de lo necesario […]. Ahora, esa franqueza, esa honestidad, no sólo de palabra, de modo que él tiene, que él carga, la elección que él hizo de trabajar con principios y valores, creo que eso construyó esa conexión que tiene con todo el Brasil hoy “, Dice Onyx.

Primeras medidas

Una de las principales promesas de campaña debe inaugurar su gobierno el 1 de enero. Él quiere mandar un proyecto para que el Congreso cambie el Estatuto del Desarme.

“Cambiar, porque el ciudadano de bien quiere hacer que el referéndum de 2005 sea respetado, el pueblo decidió por el derecho de comprar armas y municiones. No estoy inventando nada. “

Para él, la medida representa el deseo de la población. “Cuando estuve en todo momento tratando este asunto, ya sea en el área urbana, cuanto en el área rural, la aceptación fue excepcional. Creemos que fue bienvenida la ley del feminicidio, pero a menudo llamaba cinco, seis, mujeres pro tablado y decía sobre la ley del feminicidio: ‘¿Usted prefiere una ley del feminicidio en el bolsillo o una pistola en la bolsa?’ La mayoría de las veces, ella optaba por las dos cuestiones.

El nuevo presidente dice que sabe cómo pretende convencer a los parlamentarios. “No fueron sólo 52 diputados que mi partido hizo. Varios parlamentarios candidatos usaron mi nombre por ahí, yo no le dio pelota para eso, con esas banderas, y llegaron allí. Entonces, esa bandera del desarme está bastante viva, no sólo en la cabeza del pueblo, sino también con los parlamentarios que están llegando a Brasilia ahora.