Buenos Aires, 10 jun (EFE).- El presidente de Colombia, Iván Duque, de visita oficial a Buenos Aires, realizó este lunes una ofrenda floral al monumento del general José de San Martín, prócer rioplatense considerado padre de la Patria y uno de los libertadores de América más destacados.

Duque y su esposa, María Juliana Ruiz, arrancaron su viaje el domingo por la noche, con una cena en la que los anfitriones fueron el presidente argentino, Mauricio Macri, y la primera dama, Juliana Awada.

El canciller argentino, Jorge Faurie, acompañó en la ofrenda al jefe de Estado colombiano, que acudió al acto sin su esposa.

Se trata de una ceremonia tradicional que realizan todos los jefes de Estado o de Gobierno que visitan Buenos Aires, y Duque sucedió en el libro de visitas al brasileño Jair Bolsonaro, quien estuvo en la capital argentina la semana pasada.

Como en otras ocasiones, un regimiento de granaderos a caballo interpretó los himnos de Colombia y del país anfitrión.

El monumento a San Martín (1778-1850), ubicado en el barrio porteño de Retiro, fue realizado en 1862 por el francés Louis Joseph Daumas y se convirtió en la primera estatua ecuestre del país.

Las campañas revolucionarias del libertador fueron decisivas para los procesos de independencia de Argentina, Chile y Perú.

Duque mantuvo un gesto serio durante la ofrenda y no saludo al centenar de personas que acudieron a presenciar el evento, entre los que se encontraban muchos colombianos y un pequeño grupo de activistas de Greenpeace que protestaron contra el mandatario.

Después de este acto, Duque se dirigirá a la Casa Rosada y, tras el saludo oficial con Macri, ambos mandatarios mantendrán una reunión en el despacho presidencial y a su término se juntarán con ministros de los dos Gobiernos.

Duque y Macri firmarán acuerdos y ofrecerán una declaración a la prensa y, después, Macri y Awada ofrecerán una comida en honor de los Duque en el Museo de la Casa Rosada.

La visita de Duque culminará con una charla sobre economía naranja en compañía del secretario de Cultura argentino, Pablo Avelluto, y se espera que, como acto privado, acuda a la emblemática biblioteca El Ateneo Splendid, a la que National Geographic nombró como la más bonita del mundo, para regresar el mismo lunes a Colombia.

En un desayuno con empresarios que dio inicio a su agenda del lunes, Duque afirmó que Colombia aspira a ser “uno de los grandes jugadores” en el proceso de recuperación de Venezuela, nación con la que aseguró mantener una relación “fraterna”.

Se espera que haya más menciones a la crisis que atraviesa el país vecino de Colombia, que acoge a cientos de miles de venezolanos exiliados en su territorio.

(c) Agencia EFE