CARACAS, 29 SEP.- (Reuters).- En medio de la crisis económica, social y política que vive Venezuela, frente a la pandemia de coronavirus y ante un desabastecimiento de petróleo preocupante y que ya lleva muchos meses en el país, que tiene una de las mayores reservas del crudo del mundo, desde Irán confirmaron que la nación islámica envía barcos con combustible y que por ello el gobierno de Nicolás Maduro les manda oro.

Yahya Rahim Safavi, excomandante en jefe del Cuerpo de Guardias de la Revolución Islámica, mostró su apoyo al chavismo y afirmó: “Dimos combustible a Venezuela y recibimos lingotes de oro, y llevamos los lingotes a Irán en avión, para evitar contratiempos en el camino”, de acuerdo con lo publicado por el diario El Nacional.

La confirmación del exfuncionario iraní se da tras las denuncias de Estados Unidos, que en mayo había advertido sobre buques que llegaban al país caribeño.

Asimismo aseguró que Irán ayuda a Maduro a formar una fuerza de movilización para prepararse a combatir, en caso de ser necesario, y precisó que los Guardias están “transfiriendo la experiencia durante su guerra de ocho años con Irak entre 1980 y 1988”. También dijo que brinda ayuda para enseñarle a combatir los ataques cibernéticos.

En este contexto, la agencia de provisión de datos Refinitiv, informó que ayer ingresó a Venezuela el primero de un grupo de tres tanqueros que transportan combustible iraní. El petrolero de bandera iraní Forest, cargado con unos 270.000 barriles de combustible, entró a la zona económica exclusiva alrededor de las 8:05 hora local (12.05 GMT) para aproximarse más tarde al puerto de El Palito.

La embarcación cruzó el océano Atlántico y el mar Caribe sin ningún inconveniente. Dos tanqueros iraníes que siguen la misma ruta, el Faxon y el Fortune, tienen fechas estimadas de llegada a principios de octubre.

Se espera que las tres embarcaciones entreguen un total de 820.000 barriles de nafta y otros combustibles a Venezuela, donde las filas de conductores que esperan frente a las estaciones de servicio se llenaron y extendieron en las últimas semanas ante la falta de producción nacional.

Aunque ambos países están sometidos a duras sanciones estadounidenses, Washington no se dispuso a interceptar los buques iraníes, que realizaron una entrega previa entre mayo y junio.

Relación bilateral

Tras una reunión ayer a distancia entre funcionarios de ambos gobiernos para discutir el comercio, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, dijo que Irán fue un maestro al afrontar “la ilegalidad de las medidas coercitivas unilaterales”, según una nota de prensa divulgada por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Arreaza agregó que el país islámico ve con “beneplácito” una iniciativa de Maduro, cuya reelección en 2018 no fue reconocida por la mayoría de las naciones occidentales, que apunta a formar una coalición de naciones afectadas por sanciones con el objetivo de “unir esfuerzos e intercambiar experiencias para vencer el bloqueo”.

Los dos países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo fortalecieron el comercio este año mediante el intercambio de crudo, combustibles, alimentos y equipos para refinerías, entre otros bienes industriales.