Un grupo de militares, aparentemente menos de diez, de la Guardia Republicana de Gabón ocupó esta mañana la radiotelevisión estatal apelando a una insurrección popular y anunciando la creación de un Consejo Nacional de Restauración.

La asonada, encabezada al parecer por un teniente, Kelly Ondo Obiang, se produjo a las 6,30 h. y duró poco. Casi inmediatamente se oyeron disparos en torno al edificio de la Radiotelevisión Gabonesa y vehículos blindados del ejército ocuparon el bulevar Triunfal, en el centro de la capital, Libreville.

Poco después, la oficina de Presidencia decía a Jeune Afrique que todos los puntos estratégicos de la capital estaban bajo control. “Ningún cuartel siguió su llamamiento”, dijo el ministro de Información, Guy-Bertrand Mapangou. Tan solo unas 300 personas atendieron el llamamiento de Kelly Ondo Obiang y se concentraron en las cercanías de la sede de la televisión, siendo obligadas a dispersarse al lanzar la policía gases lacrimógenos.

Gendarmes de Gabón patrullan cerca de la sede de la emisora nacional Radiotelevisión Gabonesa en Libreville.
Gendarmes de Gabón patrullan cerca de la sede de la emisora nacional Radiotelevisión Gabonesa en Libreville. (Steve Jordan / AFP)

Dos abatidos y tres detenidos

El líder de la intentona golpista, Kelly Ondo Obiang, ha sido detenido en una operación en la que dos de sus soldados rebeldes fueron abatidos por gendarmes, informaron fuentes oficiales.

“El teniente Kelly Ondo Obiang ha sido detenido en un vecindario próximo a la emisora de radio mientras intentaba huir” durante una operación para desalojar a los sublevados de la radio estatal que tomaron por la mañana, confirmaron fuentes militares y próximas a la Presidencia del país africano.

El Ministerio de Información gabonés aseguró a los medios que dos de los soldados murieron y que los otros tres, entre ellos Obiang, se encuentran detenidos a disposición de la Fiscalía.

El presidente de Gabón, Ali Bongo, el 29 de enero de 2018.
El presidente de Gabón, Ali Bongo, el 29 de enero de 2018. (Tiksa Negeri / Reuters)

Se da la circunstancia de que el pasado día 2 llegó a Libreville el primer contingente de un total de 80 soldados de Estados Unidos “con equipo de combate y apoyo de aeronaves militares” enviados por Donald Trump para proteger a ciudadanos norteamericanos en la vecina República Democrática de Congo en previsión de “manifestaciones violentas” tras las elecciones del 30 de diciembre, según la nota enviada por el presidente al Congreso. Esta presencia de podría ampliar si es necesario, dice la nota.

Según algunas fuentes, en Libreville se encuentra asimismo un comando militar francés. El intento de golpe de Estado respondía a la ausencia del presidente, Ali Bongo, desde hace dos meses y a divisiones en el seno del Gobierno gabonés. El 24 de octubre, Bongo fue ingresado de urgencia en un hospital de Arabia Saudí tras sufrir un ictus cerebral. El presidente había acudido a la controvertida conferencia financiera de Riad que se celebró tras el asesinato de Jamal Khashoggi. Al cabo de un mes, Bongo se trasladó a Marruecos, donde seguiría convaleciente y de donde no se ha movido en todo este tiempo.

Ali Bongo, junto a Mohamed VI el pasado 3 de diciembre durante una visita del rey de Marruecos al hospital militar de Rabat donde el presidente de Gabón se hallaba ingresado
Ali Bongo, junto a Mohamed VI el pasado 3 de diciembre durante una visita del rey de Marruecos al hospital militar de Rabat donde el presidente de Gabón se hallaba ingresado (Handout / AFP)

Durante semanas no se supo nada de Ali Bongo, lo que dio lugar a todo tipo de rumores especulaciones sobre si estaba vivo o muerto. Por fin, el 31 de diciembre se dirigió al país por televisión desde Marruecos en un discurso algo balbuceante, el cual, según el portavoz golpista Kelly Ondo Obiang, “ha reforzado las dudas sobre la capacidad del presidente de seguir asumiendo las responsabilidades de su cargo”. En su comunicado, los oficiales señalaban que fuerzas “conservadoras” estaban “instrumentalizando” a Bongo, “un enfermo desprovisto de sus facultades físicas y mentales”. En ausencia de Ali Bongo, la presidenta del Tribunal Constitucional, Marie-Madeleine Mborantsuo, traspasó los poderes al vicepresidente y el primer ministro.

Ali Bongo sucedió en el 2009 a su padre, Omar Bongo, fallecido en una clínica de Barcelona

Kelly Ondo Obiang decía hablar en nombre de un Movimiento Patriótico de los Jóvenes de las Fuerzas de Defensa y Seguridad de Gabón, denunciando la “confiscación del poder por aquellos que el 31 de agosto del 2016 hicieron asesinar a nuestros jóvenes compatriotas”. Ondo Obiang se refería a los sucesos tras la reelección de Ali Bongo aquel año, que acabaron con tres muertos, decenas de heridos, un millar de detenidos y el Parlamento incendiado.

Hijo de Omar Bongo, dirigente histórico de Gabón, siempre apoyado por Francia, desde 1967, Ali Bongo sucedió en el 2009 a su padre, fallecido en Barcelona en junio de aquel año después de haber sido tratado en la clínica Quirón de un cáncer, ya muy avanzado, en el aparato digestivo.